viernes, 19 de septiembre de 2008

Quiche de champiñones

Acabo de mirarlo: hacía casi 3 meses que esta menda no publicaba una receta de un plato salado (si no tengo en cuenta la crême brûlée de tomate, que es para el HEMC). Pero bueno, a estas alturas, supongo que los que leéis el blog con más o menos regularidad, ya os habréis dado cuenta de mi irreprimible desviación hacia la repostería. Bueno, incluso los que llegáis a este blog por primera vez os habréis dado cuenta, sólo hay que echar un vistazo a las últimas recetas publicadas... Como ya he explicado alguna vez, no es que sólo cocine repostería (de hecho, cada fin de semana preparo las comidas de la semana siguiente para llevarme una fiambrera al trabajo, y os aseguro que no como sólo pasteles!). Pero es que las recetas saladas me motivan para comerlas, pero no para contarlas y mucho menos pare lucirme con ellas... Así que cuando tengo que elegir entre pasar 3 horas en la cocina para preparar un pastel, o pasarlas para prepar un guisado de carne, ni siquiera me entran las más ligeras dudas.

Las quiches me parecen un plato estupendo para preparar el fin de semana y poder comerla varias veces durante la semana (aunque mejor que la comáis los primeros días de la semana y no la dejéis para el viernes, que 3-4 días aguanta bien pero más es poner en riesgo vuetra salud...). Son bastante fáciles de hacer, llevan relativamente poco trabajo, se pueden hacer con tooooooodas las sobras que tengáis en la nevera :), con verduras si queréis comer sano... Y os aseguro que seréis la envidia de vuestros colegas cuando os vean llegar con un trozo de quiche hecha en casa (lo digo por experiencia!). Está claro que la masa se va reblandeciendo según pasan los días, pero estamos hablando de comer un táper en el trabajo, así que entre la cantina de mi curro y una quiche casera y un poco reblandecida, me quedo claramente con la segunda opción! En este blog hemos publicado ya otras tres recetas: la clásica quiche Lorraine (esta igual es un poco pesada para comer en el trabajo, con el bacon y eso...), la también clásica quiche de puerros y una quiche sencilla de verduras para hacer en un pispás. Aquí os dejo con la nueva creación, la de champiñones. Siento que la foto no sea muy bonita, se me olvidó hacerla el finde y entre semana no estoy para florituras fotográficas...




Antes de empezar:
  • Dificultad:baja
  • Preparación: 30 min
  • Cocción: 20-30 min
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional (aunque hay que reconocer que los franchutes son los reyes por excelencia de la quiche...).
  • Receta adaptada de: Quiche de xampinyons, Dinars de tàper, Ada Parellada

Ingredientes (para 4 personas):


1 cebolla pequeña
Medio quilo de champiñones (yo usé 250g de champiñones blancos y 250g de marrones)
2 huevos
2dl de crema de leche (yo la usé aligerada en materia grasa, para que la quiche no fuese tan pesada)
50g de queso rallado (yo usé parmesano)
1 cucharada de perejil picado (mejor si es fresco, pero seco también vale)
1 rollo de masa quebrada (o, en su defecto, de hojaldre) de 30cm de diámetro (para un molde redondo de unos 24cm de diámetro, si lo hacéis con un molde más pequeño, tendréis que reducir las cantidades)
8 tomates cherries (opcional)
Aceite de oliva, sal


Preparación:
  • Cortar la cebolla a trozos pequeños y freirlos en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva hasta que se doren ligeramente (unos 7 minutos).
  • Mientrastanto, cortar los champiñones a láminas gruesas y lavarlos con agua (cuanto menos se laven, más conservarán su aroma, aunque hay que asegurarse que no tengan tierra!).
  • Sacar la cebolla de la sartén y reservarla.
  • En la misma sartén, y sin más aceite del que quede de la cebolla, poner los champiñones, salarlos y dejar cocer a fuego lento unos 10 minutos.
  • Mientras, mezclar en un bol grande los dos huevos batidos, la crema de leche, una buena parte del queso rallado, la cebolla, el perejil y un pellizco de sal.
  • Poner la masa quebrada en un molde con unos centímetros de borde y pinchar el fondo con un tenedor.
  • Escurrir los champiñones y ponerlos sobre la masa.
  • Cubrir con la crema y agitar el molde para que se reparta bien.
  • Opcionalmente, añadir los tomates cherry lavados y partidos por la mitad.
  • Espolvorear el queso restante.
  • Hornear durante 20-30 minutos en un horno precalentado a 175ºC, hasta que la crema haya cuajado completamente.
  • Comer tibio o frío.

Comentarios:


Lo de los tomates es completamente opcional. A mí me gusta ponerlos porque le dan color a la quiche y un poquito de acidez que contrasta con la nata y el huevo. Pero vamos, lo dicho, que cada uno le puede echar lo que quiera.

Como también he dicho, la quiche aguanta bien en la nevera hasta 3 o 4 días, aunque la masa debajo de la quiche se reblandecerá un poco.

2 comentarios:

maestra cuchillo de las tinieblas dijo...

hola! me encanta tu blog, yo tengo uno más modesto pero espero que algún dia lo visite tanta gente como los que visitan el tuyo, mis más sinceras
felicitaciones. Al ver tus recetas de
quiche me he acordado de una que hacia un amigo mio, es muy fácil, sólo hay que añadir mascarpone a la salsa y de base puerros. Espero que la prubes (esta para chuparse los dedos), un saludo.

Irene dijo...

Muchas gracias por el cumplido! De vez en cuando se agradece ver que a la gente le guste lo que hacemos.

En este blog hicimos ya quiche de puerros, aunque no con mascarpone. A ver cuando me animo y lo pruebo, porque suena muy bien!

Irene