lunes, 15 de septiembre de 2008

Blondies de frambuesa y almendra

Jo, se me acumulan las recetas! No me da tiempo a publicar las de la semana anterior que ya tengo dos o tres nuevas. Qué estrés!!! Bueno, exagero un poco, mejor tener recetas en reserva para cuando lleguen los tiempos de otros tipos de estrés y no me dé tiempo de cocinar, entonces puedo publicar las viejas :)

Esta receta la hice el sábado para llevarla a la salida del domingo. El tiempo por estas tierras es no sólo lluvioso como el fin de semana pasado, sino que además hace un frío que pela (por ser septiembre, quiero decir). Así que ayer sólo nos animamos 3 a subir al monte: Ross, Beatrice y una servidora. Ya habíamos previsto una salida fácil y no muy lejos (al Uetliberg, la montaña que está al ladito de Zürich), porque nos temíamos la espantada, pero aún así a la gente le dio pereza salir con el mal tiempo... La verdad es que al final no estuvo tan mal, porque aunque no vimos el sol en todo el día, no nos llovió nada. Y la mayor parte del camino fue por unos bosques preciosos, con vistas de lujo al lago de Zürich. Qué más se puede pedir (a parte de un poco de sol, claro...)?

Para los que os preguntéis qué demonios es un blondie, que sepáis que es en realidad un brownie que, por no llevar chocolate, no tiene color marrón. Y como entonces no se puede llamar brownie, pues lo llaman blondie. Los anglófonos, siempre con sus reglas tan simples para llamar a las cosas! A parte del color, es básicamente lo mismo: masa poco esponjosa, densa, normalmente con algún fruto seco, que se come cortada a cuadraditos o rectángulos.




Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 20 min
  • Cocción: 55-60 min
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Raspberry Almond Blondies, Martha Stewart's Cookies

Ingredientes (para 15-20 cuadraditos):


200g de harina
1 cucharadita de levadura en polvo
Media cucharadita de sal
125g de mantequilla a temperatura ambiente
225g de azúcar
2 huevos grandes a temperatura ambiente
1 cucharadita de extracto de vainilla
100g de almendras a láminas
125 de frambuesas frescas (o, en su defecto, las congeladas también valdrán)


Preparación:
  • Encamisar un molde cuadrado de 20cm de lado con papel vegetal o engrasarlo con mantequilla.
  • En un bol grande, tamizar la harina, la levadura y la sal.
  • En un robot de cocina con la herramienta para amasar (o con una batidora de varillas) poner la mantequilla con el azúcar y batir a media velocidad hasta que la mezcla blanquee y quede cremosa (unos 3 minutos).
  • Añadir los huevos de uno en uno (no añadir el siguiente hasta que el anterior se haya integrado bien en la masa) y, al final, la esencia de vainilla.
  • Reducir la velocidad a lento y añadir progresivamente la harina y dos tercios (aproximadamente) de las almendras. Si no tenéis robot de cocina, mejor que hagáis esta operación a mano con una espátula.
  • Verter la mezcla en el molde y alisar con una espátula.
  • Esparcir las frambuesas por encima y las almendras restantes, apretando un poco para que queden bien enganchadas a la masa.
  • Hornear durante 55-60 min en un horno precalentado a 165ºC o hasta que al pinchar con un cuchillo en el centro, éste salga limpio. Es conveniente girar el molde a la mitad para que la cocción sea homogénea.
  • Sacar el molde del horno, dejar enfriar durante 15 minutos, desenmoldar y dejar enfriar completamente en una rejilla.
  • Cortar a trozos al gusto (yo lo corté en 15 rectángulos).

Comentarios:


Según el libro, los blondies aguantan bien hasta 3 días dentro de un táper a temperatura ambiente, manteniéndolos entre capas de papel vegetal.

Os dejo unas fotos de la salida, que me consta que hay gente que utiliza el blog para estar al día de cómo le va a mi vida, y las fotos siempre son una buena muestra!




7 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Irene, bonica! no sabia que eren els blondies, gràcies per explicar-ho! Aquest t'ha quedat preciós i segur que boníssim. Ah m'encanten les fotos de l'excursió.
Mil petons.

Sonia Martín dijo...

Irene, me encantaban los brownies, pero creo que ahora me voy a abonar a los blondies. Ummmm!!! La receta anterior con los tomates confitados también tengo que probarla, aunque estoy contigo, debe ser de esos platos que o los amas o los odias. En unos poquitos días me lanzo con el HEMC. Un beso. Sonia

Anna dijo...

Hola Irene! Molt interessant el que expliques del brownies rossos, se les empesquen totes! M'has donat una bona idea per una ocasió en la que anem d'excursió.

Rosa dijo...

Y yo sin saber que eran los blondies. Creo que me gustarán tanto como los brownies. Se ve delicioso. Que envidia de paseo os pegasteis con semejantes vistas.
Besos

cibercuoca dijo...

Hola, ni idea qué eran los blondies pero el tuyo me gusta , tiene una pinta, gracias por desasnarme.
Besos

Irene dijo...

Vaya, parece que lo del blondie no era muy conocido en la blogosfera. Está bien que la gente aprenda algo cuando visite este blog :) Yo me enteré creo que en un libro de cocina americano donde, además de las recetas, te explican un poco la historia del postre.
La verdad es que, para los amantes del chocolate como una servidora, es muy difícil no sucumbir a la tentación y preparar un brownie en lugar de un blondie, aunque muchas veces están igual o más ricos (aunque claro, sin chocolate no es lo mismo...).

Irene

CAROL dijo...

Hola,felicitaciones se ve muy apetitosa !!!! La hare este fin de semana, despues te cuento como me salio...Que hermosa foto donde vives, maravilloso.Besos desde uruguay