lunes, 28 de febrero de 2011

Tarta de chocolate con frosting de mascarpone y dulce de leche

Hace unas semanas estaba charlando con H y le dije que un día de estos iba a hacer una tarta, porque hacía tiempo que no hacía una y me apetecía. A lo que él respondió con una mirada de interrogación hacia el brownie que yo estaba cortando ese momento en cuadraditos. Le tuve que explicar que me refería a una tarta como dios manda, con varios pisos, frosting, decoración... De hecho, con la tarta que os traigo hoy mato no dos sino tres pájaros de un tiro: 1) he hecho una tarta, tal como me apetecía 2) he utilizado el dulce de leche que me sobró de los alfajores (que hay que aprovechar las sobras antes de que se estropeen!) y 3) he preparado una receta del libro Home Baked, que hacía tiempo que no abría (y no, con esto no quiero decir que tengo demasiados libros de cocina - nunca se tienen suficientes! - aunque sólo se abran un par de veces al año...).

Pocas explicaciones necesita esta tarta: una bizcocho de chocolate, con relleno y frosting de mascarpone y un poco de dulce de leche, para aportarle un poco de dulzor al queso. Dulce sin pasarse, cremosa y tierna. No pasará a la historia como La Mejor tarta handsindough pero tampoco hay que desmerecerla!




Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 20 min para el bizcocho + 20 min para el relleno y el montaje
  • Cocción y reposo: 1 hora de cocción + reposo para que se enfríe el bizcocho
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Chocolate butterscotch cake, Home Baked, The Australian Women's Weekly


Ingredientes (para 10-12 personas):

Para el bizcocho:
25g de cacao en polvo sin azúcar
185g de harina
2,5 cucharaditas de café de levadura en polvo (2,5 teaspoons)
250g de mantequilla a temperatura ambiente + un poco extra para engrasar el molde
220g de azúcar moreno
2 huevos a temperatura ambiente
125ml de leche entera a temperatura ambiente
1 cucharadita de café de extracto de vainilla (1 teaspoon)

Para el relleno y la cobertura:
275g de mascapone
180ml de double crème
200g de dulce de leche



Preparación:

Del bizcocho:
  • En un bol grande (el del robot de cocina, si vais a usarlo), tamizar el cacao, la harina y la levadura. 
  • Añadir el resto de los ingredientes del bizcocho y batir a velocidad baja (con una batidora de varillas o un robot de cocina) hasta que los ingredientes estén simplemente mezclados. 
  • Incrementar la velocidad a media y batir hasta que la mezcla empiece a tomar un color más claro. 
  • Verter la masa en un molde redondo de 24cm de diámetro, con la base cubierta de papel de hornear y los lados engrasados con un poco de mantequilla. 
  • Hornear en un horno precalentado a 185°C durante 1 hora o, hasta que al pinchar con un cuchillo, éste salga limpio. 
  • Sacar del horno y dejar 5 minutos dentro del molde.
  • Desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla. 
  • Cortar la tarta en dos mitades (dos discos).

Del relleno:
  • Batir el mascarpone y la double crème en un bol, hasta que la masa empiece a formar pequeños picos. Cuidado con no batir demasiado porque el queso podría cortarse.

Montaje final:
  • Esparcir con una espátula la mitad del dulce de leche sobre el disco inferior de bizcocho. Cubrir con la mitad de la crema de mascarpone. 
  • Poner el segundo disco de bizcocho encima y repetir el paso anterior, reservando un poco del dulce de leche. 
  • Decorar la capa final de mascarpone con un poco de dulce de leche.
  • Refrigerar en la nevera hasta que el relleno esté firme (un mínimo de media hora). 


Comentarios:

Según el libro, el bizcocho sin el relleno se puede congelar hasta 3 meses y el relleno se puede hacer un día antes (guardándolo en la nevera en un recipiente hermético).


18 comentarios:

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Irene, se ve realmente magnifica...
Me comía ahora un trozo y eso que tengo un empacho monumental.

Besos

nee* dijo...

mmm pero qué pinta! Irresistible, seguro que tiene un sabor exquisito.
Me sobra quizá el dulce de leche, para mi gusto, lo encuentro un pelín empalagoso. Por lo demás, una delicia.

Besos!!

macus! dijo...

Por que me haces esto??? que ahora voy a querer hacerla!!! jajaja una pinta espectacular!!!

Sonia - L'Exquisit dijo...

Pedazo de tarta! impresionante....

Gemma dijo...

Xocolata i dulce de leche... de vici total! Tot i que el brownie segur que també estava de vici, oi? Je je je... ;)

Akane dijo...

Entiendo perfectamente a lo que te refieres con las ganas de hacer una tarta como dios manda; yo suelo usar de excusa los cumpleaños, pero si por mi fuera haría una a la semana :P

Qué buenísima pinta tiene. Seguro que ese frosting combina a la perfección con el bizcocho de chocolate. Y el dulce de leche, usado así, debe ser un toque delicioso sin volverse empalagoso.

Un abrazo

Dulcegimena dijo...

Hola Irene!
Que delicia nos has traído! Está buenísima esta tarta!
Y por cierto, es verdad, cuantas veces yo también tengo ganas de preparar tartas "como Dios manda".
Saludos guapa!

Salome dijo...

Que fotogenia la de esta tarta! Me muero por un trocito...

Kako dijo...

Irene, estás hecha una maestra repostera, cada día te superas.
Besos!

Irene dijo...

Gracias a todas por los comentarios. Veo que no soy la única a la que le apetece hacer una tarta "como dios manda" de vez en cuando :)

Nee: El dulce de leche, en este caso, no empalaga, porque la crema de mascarpone no lleva nada de azúcar. Aunque supongo que se podría añadir un poco de azúcar glas al queso y omitir el dulce... (no en mi caso, a mi me pirra!).

Silvia dijo...

21:30 noche. No he cenado. Tengo un hambre voraz. Acabo de ver tu tarta. Muero de hambre :S
DELICIOSA.

Besos.

Neus dijo...

Esta tarta es un delito, lo sabes no??? mirarla y no poder tocarla.. madre que tentación.
Gracias por venir a mi cocina.
El plato que presento es más tipico en la provincia de Girona y Lleida y muy al norte de Barcelona, en temporada de setas, también se le ponen.
Te dejo la misión de ponerlo de moda aquí arriba...jajajaj
Un saludo

J. dijo...

En fin Irene... Hay que decirlo... Hay que tener el corazón, pero negro, negro, negro, para ponerme a mi esta tarta ahora mismo, con la dieta megarigurosa que estoy llevando... Has visto ese bizcochito? Esa cremita de mascarpone? ese dulce de leche que incluso parece escurrir levemente por el corte? Lo dicho, el alma negra como poco... :P Por cierto, hagas lo que hasgas, me quedo encantado... Y para que lo sepas, tambien yo NECESITO de vez en cuando hacer algo que parezca una tarta como debe ser... ;) Buena semana.

J. dijo...

Por cierto! Que cabeza la mia... Este viernes noche (a las 9 hora insular, 10 hora peninsular) es la Gala Dragg Queen! Si puedes, no dejes de verla (se supone que por el Canal Canarias o por i-net)... Eso si, algun año tendrás que verlo en directo... :P

Núria dijo...

Irene pues yo estoy en ello, ya llevo días con ganas de hacer una tarta como dios manda, esta tuya es perfecta.
Una cosa para poder seguir tus entradas y estar al día como puedo hacerlo, no tienes lo de seguidores o por e-mail..dime algo.
muchos besos

El dia mas dulce dijo...

No se si pasará a la historia, pero que entran ganas de llevarse un trozo a la boca, eso seguro. Creo que la mezcla de mascarpone y dulce de leche, es genial.
un besazo

Tengo un horno y sé cómo usarlo dijo...

Oh, pero qué cosa más rica.
No veo claro por qué dices que no pasará a la historia, porque a mí me parece de lo más apetecible.

Un besazo

HoneyBunny dijo...

Pues para no ser la menjor de las tartas de Handsindough yo misma le hincaba el diente pero ya de ya! uhmm... buena idea lo de la tarta en condiciones, creo que yo me voy a tener que quitar el mono en breve ;)