domingo, 14 de octubre de 2007

Merengues con double crème y frambuesas

Después de la receta de las tartaletas de chocolate y nueces, me quedó el gusanillo de volver a utilizar la double crème. Y bueno, aquí está La Receta: merengues con double crème. Esta debe ser la manera usual de comerla, porque en Gruyère, lugar conocidísimo en suiza no sólo por su queso, sino por su double crème, no hay tienda que se precie en la que no vendan simultáneamente los merengues con la crema. Y bueno, yo me he tomado la libertad de añadirle unas frambuesas, que le dan un toque un poco ácido (que hace el postre menos empalagoso) y le dan un aspecto irresistible. Eso sí, este postre está completamente desaconsejado para cualquier persona que haga mínimamente dieta, porque son calorías por un tubo!

Ah, esta entrada es un homenaje a Fermín que, además de haberme hecho descubrir la double crème mientras compartíamos andanzas por Suiza, me consta que es un gran adepto a nuestro blog y lo publicita a sus compañeros del curro. Gracias, gracias, gracias! Por cierto, sigue en pie lo de la invitación a que vengáis Arantza y tú a visitarnos cuando queráis!!!




Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 5 min
  • Coste: barato
  • Origen: Suiza??? (creo que se la double crème se come así en otros países, así que no me atrevo a atribuir la nacionalidad de este plato al país helvético...).
  • Receta adaptada de: la tradición suiza

Ingredientes (para 4 personas):


2 dl de double crème
8 merengues medianos
150g de frambuesas frescas


Preparación:
  • Poner los merengues en un plato, esparcir la double crème por encima y colocar unas cuantas frambuesas encima de cada merengue.
  • Comer de inmediato (para que el merengue no se reblandezca).



2 comentarios:

fermin dijo...

Mil gracias guapa!
Esto de la double-creme esta buenisimo y a mi no he ha engordado que se diga... ganas un monton
muchos besos :)

Irene dijo...

Hombre, si es que tú con tu patinete arriba y abajo quemabas todas las calorías de la double crème! A los que íbamos en tranvía, sin embargo, la gastronomía suiza sí nos pasó factura! (fondue, raclette, chocolate, bombones, double crème...)