miércoles, 27 de octubre de 2010

Cupcakes de vainilla con buttercream frosting

Al final, después de volver de Suecia no tuve que ir a Indonesia. Iuuuuuuupiiiiii! Mira que me gusta viajar, pero ir a Asia cada mes... Y es que como en casa no se está en ninguna parte :)

Hace tiempo me compré un set con unos 20 tipos diferentes de boquillas de repostería. Es todo muy "profesional": cada boquilla viene marcada con la numeración "oficial" (yo ni sabía que hubiera una numeración de boquillas...), hay un par de piezas para hacer flores y todo viene guardado y ordenado en una cajita muy mona. Últimamente no había hecho ninguna receta que requiriera usar manga pastelera, así que cuando me encontré hace un par de semanas con un domingo entero libre, decidí que era el momento de ponerse manos al frosting y ver qué salía.

Yo no soy muy de buttercream frosting, glasas o similares, me empalagan demasiado. Pero tengo que reconocer que se pueden hacer cosas monísimas (para los que no sepáis de qué hablo, buscad en Google "galletas glaseadas" o "fondant" y veréis qué obras de arte encontráis!). Mis cucpakes quedaron  quitsch de la muerte, todo sea por aprender a usar la manga pastelera! Y la verdad, no estaban tan mal de gusto como me esperaba (aunque donde esté mi frosting de Philadelphia *, que se quite el resto!). Ah, la receta de las cupcakes es la que ya usé en su día para los Pavos de acción de gracias.

* Por cierto, cuando estuvimos en Estocolmo fuimos a Cupcakes STHML (como su nombre os ha podido indicar, es una pastelería en la que venden únicamente cupcakes). Y sabéis qué vi? Dos botes de unos 5 kilos de Philadelphia y un par de Kitchen Aids. Así les salen las cupcakes de ricas ;)




Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 30 min para las cupcakes + 15 min para la cobertura + 20 min para el frosting
  • Cocción: 25 min
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Vanilla cupcakes y Vanilla Buttercream Icing, Cupcakes from the Primrose Bakery, Martha Swift & Lisa Thomas


Ingredientes (para 14-15 cupcakes):

Para las cupcakes: 
110g de mantequilla a temperatura ambiente
225g de azúcar
2 huevos grandes, a temperatura ambiente
275g de harina
2 cucharadas de café de levadura en polvo (2 teaspoons)
120ml de leche semi-desnatada, a temperatura ambiente
1 cucharadita de café de extracto de vainilla

Para el frosting:
110g de mantequilla a temperatura ambiente
60ml de leche semi-desnatada, a temperatura ambiente
1 cucharadita de café de extracto de vainilla
500g de azúcar glas
Colorante alimentario de varios colores (opcional)
Bolitas de azúcar de varios colores (opcional)


Preparación:

De las cupcakes:
  • En un bol grande, batir la mantequilla y el azúcar con una batidora de varillas (o un robot de cocina con varillas), hasta que la masa palidezca y sea cremosa (unos 3-5 minutos). Añadir los huevos, una a uno, batiendo un par de minutos después de cada adición.
  • Tamizar la harina y la levadura en un bol. Poner la leche y la esencia de vainilla en una jarra.
  • Añadir 1/3 de la harina (unas 3 cucharadas soperas bien colmadas) a la mezcla mantequilla-azúcar-huevo y mezclar bien, rascando las paredes del bol con una espátula de vez en cuando. Añadir 1/3 de la leche y mezclar bien.
  • Repetir las 2 operaciones anteriores hasta que se hayan añadido todos los ingredientes.
  • Poner moldecillos de papel en moldes de magdalena.
  • Poner cucharadas de la mezcla preparada en cada moldecillo, llenando cada uno no más de 2 tercios.
  • Hornear en un horno precalentado a 180°C (160°C si el horno tiene ventilador) durante 25 minutos hasta que hayan subido y tengan un color dorado. Para asegurarse de que estén cocidas, al pinchar el centro de una cupcake con un cuchillo, éste tiene que salir limpio.
  • Sacar del horno y dejar enfriar unos 10 minutos dentro de los moldes antes de transferir a una rejilla para dejar enfriar las cupcakes por completo.
Del frosting:
  • Poner la mantequilla, la leche, el extracto de vainilla y la mitad del azúcar glas en un bol y mezclar ligeramente con una espátula (para que, al batir con las varillas, el azúcar no "vuele" por la cocina).
  • Con una batidora de varillas o un robot de cocina, batir hasta que la mezcla sea cremosa (unos 5 minutos). 
  • Añadir el resto del azúcar gradualmente y seguir batiendo hasta que la mezcla quede bien cremosa. 

Montaje final:
  • Dividir el frosting en varios bols y tintar cada uno con unas 6-8 gotitas de colorante alimentario de diversos colores. Yo usé verde, rojo y amarillo (y hice naranja mezclando un poco de rojo y amarillo). 
  • Recubrir la cupcake con un poco de frosting (con una espátula).
  • Poner cada frosting en una manga pastelera y decorar al gusto. Como ya os he comentado, yo usé varios tipos boquillas diferentes.
  • Acabar de decorar con bolitas de azúcar. 

8 comentarios:

Ivana dijo...

Estoy contigo, frosting de queso forever!! el buttermilk me sienta fatal, tanto azúcar para mi cuerpo es una bomba y no lo digo en broma!!
pero la práctica de tus boquillas no esta nada mal!
besitos

J. dijo...

Que cupcakes mas bonitos! Coincido contigo en que donde esté el frosting de queso philadelphia, que se quiten los demás, pero hay que probar de todo, digo yo. Que te han quedado preciosos. Un saludito.

Akane dijo...

Me pasa como a ti, me encantan las cosas decoradas con frostings pero luego me empalagan demasiado! por eso lo suelo reservar sólo cuando preparo cosas para otras personas. Pero jo, qué monísimos te han quedado! Vaya mano tienes :)

Un abrazo

Gemma dijo...

Je je je... t'han quedat quitsch total!!!! Jo tampoc sóc gaire de frostings, però s'ha de reconeixer que queden una monada :)

dadá dijo...

Están divinos. Me gustan.
Saludos (dadá flavors)

Laura (Recetas Trucos y Tips) dijo...

ue chulada! me encata como te quedaron

enhorabuena :)

Anónimo dijo...

hola
No pones tiempos en el amasado, así que supongo que todo depende del robot de cocina que manejemos. En el caso de la Kitchen aid que ves el proceso es factible, viendo los cambios de coloración. Pero yo que uso thermomix me resulta un poco complicado. ¿hay algun tiempo orientativo?
Una torpe en la coina.. (esa soy yo)

Maria

Irene dijo...

María! Mil disculpas por no haber contestado a tu pregunta. Bueno, y al resto por no haber gradecido vuestros comentarios. Si es que me paso el tiempo leyendo vuestros blogs y se me olvida ocuparme del mío...

Pues el tiempo de amasado, como dices tú, dependerá de la velocidad que uses. Pero vamos, el que sea necesario para que la masa sea homogénea (o sea, que todos los ingredientes se hayan integrado a la masa). Yo no tengo thermomix pero supongo que me habrás entendido, no? El otro día respondiendo a las dudas de una compi del trabajo me di cuenta que a veces soy muchas cosas por sentado que no son tan obvias. Intentaré mejorar en el futuro!