jueves, 24 de abril de 2008

Salmón Teriyaki

Me encanta la comida japonesa, pero como no me veo capaz de hacer Sushi (al menos no por ahora) he decidido empezar por algo más sencillo, pero igual de delicioso! Rápido, fácil y sobre todo, muy exótico. Si como yo, sois unos fans de todo lo agridulce os va a encantar esta receta. Pero cómo no ser fan de la mezcla dulce+salado con recetas como la Salsa al Oporto, las Tostadas de Cebolla Confitada y Queso de Cabra o la Ensalada con Queso de Cabra Caliente!!

La única dificultad es encontrar los ingredientes exactos. Yo he tenido suerte y en Suiza todos los Coop más o menos grandes tienen un pasillo de comida extranjera donde entre los turrones Delaviuda y el Humus de Marruecos, se encuentran todos los ingredientes básicos de la cocina japonesa... En España, habría que intentarlo en el Corte Inglés, y si no hay suerte, en alguna tienda especializada.

Para acompañar, en vez de el arroz blanco de la receta original, decidí practicar mis recientemente adquiridas habilidades con el arroz y preparé un risotto con leche de coco. El resultado no fue excelente, pero acompañaba bien el sabor de la salsa teriyaki.



Esta receta es nuestra aportación al HEMC de este mes que está dedicado a la soja: ese gran desconocido!


Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 15 min
  • Cocción: 30 min
  • Coste: caro (en Suiza el pescado fresco es muy caro!)
  • Origen: Japón
  • Receta adaptada de: el ristotto de Marmiton y el salmón de Tuyau de Poêle

Ingredientes (para 2 personas):


Para el Salmón con Salsa Teriyaki
2 filetes de salmón gorditos
60 ml de mirin (vino japonés azucarado)
60 ml de salsa de soja
50 gr de azúcar de caña
2 cucharadas de vinagre de arroz

Para el risotto:
150 gr de arroz redondo (para risotto)
500 ml de leche de coco (no se usará toda)
70 gr de uvas pasas
70 gr de piñones (facultativo)
Aceite de oliva
Sal y pimienta


Preparación:
  • Empezamos preparando la salsa para el salmón y luego haremos el risotto. Cuando el risotto está casi listo se empieza a preparar el salmón. Así conseguimos comerlo todo caliente :)
  • Salsa para marinar el pescado: mezclar el mirin, la salsa de soja y el azúcar. Mezclar bien para que el azúcar se disuelva.

De ida a derecha: vino Mirin, vinagre de arroz,
salsa de soja, salsa para marinar el pescado

  • Mezclamos la leche de coco con las uvas pasas y las dejamos reposar mientras nos ocupamos del arroz.
  • Poner a calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola pequeña. Cuando está caliente, echar el arroz y mezclar bien. Dejar el arroz a fuego medio un par de minutos hasta que cambie de tonalidad: de blanco a más bien transparente.
  • Bajar un poco el fuego y añadir un vaso de agua salada al arroz: en este instante poner un minutero a 20 min. Mezclar el arroz con el agua a fuego bajo hasta que el arroz haya absorbido todo el agua (unos 7 min).
  • Echar unas cucharadas de leche de coco (con las pasas) y dejar que el arroz la absorba revolviendo a menudo (para evitar que se pegue). Repetir la misma operación echando cada vez dos cucharadas de leche de coco y esperando a que sean absorbidas. Cuando pasen los 20 min el arroz debe estar listo (como en la foto). Añadir los piñones (facultativo).
  • 15 min antes de terminar el arroz (según el minutero), hay que ocuparse del salmón: dejar marinar unos 4 min por cada lado en la salsa que se ha preparado al principio.

  • En una sartén caliente (sin añadir aceite) se pasan los filetes de pescado por un lado (unos 6 min, pero depende del grosor) a fuego medio bajo. Se les da la vuelta, se añade la salsa y se deja que se terminen de hacer.
  • Cuando el pescado está listo, se reserva. Se añade en vinagre a la sartén y se deja reducir unos 2 min a fuego medio.
  • Se sirven el salmón recubierto de la salsa y con el risotto, al que se le pueden añadir unos trozos de piña.

Comentarios:


El salmón fue un éxito: la salsa Teriyaki parecía una especie de caramelo!! Hmmm ... terminamos comiéndonos la salsa con la cuchara (o casi). Lo increíble es lo fácil y rápido que fue hacerlo: yo siempre había creído que era un plato mucho más complicado. Se acabó el salmón a la plancha ... a partir de ahora, sólo saldrá de mi cocina el Salmón Teriyaki! :D

El risotto sin embargo no fue un acierto: con la salsa estaba rico, pero no tenía mucho sabor. Tenía un fuerte olor a coco pero tenía muy poco gusto a coco ... La próxima vez voy a probar esta receta que tiene más éxito en Marmiton.

En resumen: acompañar el salmón con arroz blanco sin más, habría sido mejor :) menos tiempo para prepararlo e igual (o más) rico!

7 comentarios:

eu dijo...

Que buena pinta tiene el salmón (es que a mi el coco ... ), no conocía tu blog, voy a echarle un vistazo con tu permiso

Qalamana dijo...

A mí también me gusta la mezcla dulce-salada...

Gracias por la aportación :)

Jose dijo...

Jo que pasote de salsa y lo mejor es que tengo todos los ingredientes para hacerla cualquier día de estos, espero que en mi casa también se la coman a cucharadas. ;)

Irene dijo...

Gracias a los tres por vuestros comenterios. La verdad es que el salmón de Aida tiene una pinta tremenda! Y suerte que está ella para poner un poco de comida sana en el blog: hay una mitad de las que tienen las manos en la masa que sólo se dedica al dulce!

Aida dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios! Os animo a hacer esta receta porque vais a epatar a más de uno con un plato tan exótico.

Jose: tienes todos los ingredientes en casa? para qué platos usas el Mirin y el vingre de arroz??? yo no había oído hablar nunca de esos ingredientes "tan raros" :)

Anónimo dijo...

Hola Aida!

Me encanta el salmón ya le dire a mi madre que me lo haga, o mejor ven tu aquí y que tu madre nos invite a su casa y nos haces de todooo...mmmmm...que hambreeeee...aqui son las 2 de la tarde!!!

Soy María una alumna de Manuela.

Anónimo dijo...

Hola Aida!

Me encanta el salmón ya le dire a mi madre que me lo haga, o mejor ven tu aquí y que tu madre nos invite a su casa y nos haces de todooo...mmmmm...que hambreeeee...aqui son las 2 de la tarde!!!

Soy María una alumna de Manuela.