miércoles, 16 de abril de 2008

Berenjena a la plancha marinada

Novedad! Irene publica una receta de algo que no es dulce!!! No es que no me guste cocinar cosas saladas, es simplemente que soy una golosa de pro y cuando me planteo qué receta nueva voy a probar para el blog, siempre me apetecen cosas dulces. Así que dejo las recetas saladas para los fines de semana en que tengo tiempo, ya que entonces puedo aprovechar las recetas que pruebo para solventar una de las comidas del finde. Entre semana es sólo cocina "de supervivencia"...

A las berenjenas no les tengo tomado el punto. No porque no sepa cómo cocinarlas (una escalivada de berenjena y pimiento es una de las mejores delicias que uno se pueda llevar a la boca!), sino porque a veces, sin ningún sentido, quedan horribles. Dependerá de la temporada, o del tipo de berenjena, o de la procedencia o qué sé yo! Pero más de una vez me ha tocado tirar una berenjena recién preparada porque sabe a estropajo: queda seca, "desaboría", áspera... Por eso las utilizo menos de lo que me gustaría, porque me parecen "una caja de bombones: nunca sabes cuál te va a tocar". Esta vez me arriesgué y acerté: la berenjena quedó tierna, jugosa, con un gusto estupendo... A ver si investigo un poco y, si es que están de temporada, las utilizo un poco más...

Después de esta disertación sobre las berenjenas, vamos con la receta: un entrante o acompañamiento original y muy apetitoso!




Antes de empezar:


Ingredientes (para 2 personas):


1 berenjena firme y brillante (las viejas son más amargas)
2 cucharadas soperas de aceite de oliva + aceite para freír
1 cucharada de café de vinagre de módena
Medio ajo picado
1 pellizco de albahaca (mejor si es fresca, pero seca también servirá)
50g de queso feta
Sal


Preparación:
  • Lavar la berenjena y cortarla longitudinalmente a láminas de un medio centímetro de grueso. Salar y poner en un colador durante unos 5 minutos (las abuelas dicen que haciendo ésto queda más tierna; yo no sé si funciona pero por si acaso lo hago...)
  • Poner a calentar una sartén. Untar las láminas de berenjena con un poco de aceite y, cuando la sartén esté muy caliente, pasarlas por la plancha (unos minutos por cada lado, hasta que queden bien hechas). Dependiendo de lo grande que sea la sartén, habrá que hacer varias tandas (las láminas de berenjena no tienen que quedar unas encimas de otras, si no no van a tostarse).
  • Mientras tanto, mezclar el aceite con el vinagre, el ajo y la albahaca.
  • A medida que las láminas de berenjena estén hechas, ponerlas en un plato y aliñarlas con un poco de la vinagreta.
  • Cuando toda la berenjena esté hecha, acabar de aliñar con la vinagreta, desmenuzar el queso feta y espolvorearlo sobre la berenjena.
  • Servir caliente o tibio.


Comentarios:


La receta original lleva zumo de limón en lugar de vinagre. Tiene que estar muy bueno también, pero yo lo hice con vinagre porque compré una botella de vinagre de Módena y me apetecía probarlo :)




3 comentarios:

Ana dijo...

Hola!!, tienen muy buena pinta. Yo las suelo hacer igual pero al darles la vuelta la espolvoreo con sal, pimiento rojo picante de La Vera y un poquito de perejil, al final un chorrito de aceite siempre. También quedan muy ricas. Cuando las compres elige las ralladas, suelen ser mejor. Lo de ponerlas en el colador es para que suelten el caldo y así no cojan tanto aceite en el caso de que las vayas a hacer fritas o rebozadas. No abuses del vinagre de Módena, es muy acidificante y es un veneno para los huesos, mejor un vinagre de arroz o de umeboshi. Me ha gustado el toque del queso, lo incorporaré la próxima vez.
Un saludo.
Ana

Irene dijo...

Wow, Ana!

Muchas gracias por todos tus comentarios! La verdad es que me sonaba lo de que dejar las berenjenas en sal era para que soltasen el agua, pero como no estaba segura, decidí no ponerlo... De lo que no tenía ni idea era de lo del vinagre! Yo no suelo usar mucho (por no decir nada) pero, de todas maneras, está bien saber estas cosas.
Con el pimiento y el perejil tienen que estar muy ricas. A ver si lo pruebo... Y la próxima vez también voy a probar con algún otro queso, porque el feta no es de mis preferidos...

Irene

Angels dijo...

Las berenjenas siempre hay que dejarlas con sal una hora, para que saquen el agua y sena más buenas al freirlas, asarlas,...
Si las haces como nosotros "torradas"
entonces no puedes hacerlo solo hay que frotarlas con aceite de oliva para que sean más buenas.

Creía que te lo había enseñado....
vaya fallo, eh!