viernes, 1 de abril de 2011

Scones

Scones. O como con esto...


... y esto...


... se puede tener un desayuno así de espectacular :)


Sigo con desayunos, después de los huevos en cocotte del miércoles. Hoy ya tiene un poco más de sentido, así os doy ideas para mañana :) Los scones, por si nunca habíais oído hablar de ellos (aunque creo que a estar alturas poca gente debe quedar...) son un dulce típico de muchos países anglófonos (Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos...). Por mi experiencia, se suelen comer para desayunar o a la hora del té, untados con mantequilla, mermelada (normalmente de fresa) y, si uno está generoso consigo mismo (o le importan un pepino los michelines), con un poco de nata montada.

Supongo que de recetas de scones existen tantas como gente que los prepara. Cada una dará lugar a un scone distinto: con una textura diferente, ingredientes adicionales en la masa (pasas, manzana, quesos...). Los que salen con esta receta son ligeros y delicados, casi hojaldrados diría yo. Y muy muy ricos!



Antes de empezar:


Ingredientes (para 12-15 scones, dependiendo del tamaño):

1 huevo grande a temperatura ambiente
1 yema a temperatura ambiente
Unos 200ml de double crème
325g de harina (en la receta pone que debería ser harina para pan, yo usé una normal) + extra para enharinar la superficie de trabajo
20g de levadura en polvo (1 tablespoon + 2 teaspoons)
Un pellizco de sal
45g de azúcar
110g de mantequilla bien fría, cortada a dados pequeños (del tamaño de un dado de parchís)



Preparación:

El proceso de preparación de los scones tiene que ser lo más rápido posible para que la mantequilla no se deshaga. Así que aconsejo tener todo preparado (ingredientes pesados, bandeja cubierta con papel de hornear, horno precalentado...) antes de sacar la mantequilla de la nevera y empezar a amasar.
  • En una jarra de medir líquidos, poner el huevo y la yema y añadir double crème hasta que el volumen total sea de 200ml. Batir ligeramente con un tenedor y reservar. 
  • En un bol grande, tamizar la harina, la levadura y la sal. Añadir el azúcar y mezclar un poco los ingredientes.
  • Añadir la mantequilla bien fría y, usando un mezclador de masa o dos cuchillos, cortar la mantequilla en la harina hasta que los cuadraditos de mantequilla sean del tamaño de una lenteja (ver sección de Comentarios para más detalles sobre este paso). Hay que tener cuidado de no sobre-amasar para que los scones queden con la textura correcta. 
  • Añadir la mezcla huevo-yema-double crème a la harina y mezclar con una cuchara de madera hasta que los ingredientes estén simplemente mezclados. Aquí también es importante no trabajar en exceso la masa.
  • Transferir la masa a una superficie ligeramente enharinada y aplanar con las manos, procurando trabajar la masa lo menos posible. 
  • Cortar círculos de pasta con un cortapastas (yo usé unos de 6cm de diámetro) o con la forma que se desee (triángulos, cuadrados...). 
  • Juntar la masa restante e ir cortando scones hasta que utilicemos toda la masa. Según el libro, los scones de masa rejuntada quedarán menos monos, pero no es cuestión de desperdiciarla!
  • Poner los scones en una bandeja del horno cubierta con papel de hornear, un poco separados entre sí. 
  • Pintarlos con double crème. 
  • Hornear durante unos 15 minutos en un horno precalentado a 175°C o hasta que empiecen a dorarse por la base y por los bordes superiores. 
  • Servir inmediatamente con mantequilla, mermelada y, opcionalmente, nata montada. 


Comentarios:

Cuando leí en la receta "cortar la mantequilla en la harina" no entendí muy bien lo que tenía que hacer. Pero en cuanto se cogen los dos cuchillos (yo no tengo mezclador) y se empieza a "cortar" se entiende enseguida: hay que conseguir con los cuchillos ir cortando los cuadraditos de mantequilla hasta que queden del tamaño de una lenteja y que la mantequilla al mismo tiempo se vaya incorporando en la harina. Siento no haber hecho ninguna foto, es que el proceso tiene que ser rápido!

Los míos se deformaron un poco en el horno, yo creo que por dos motivos: 1) tardé demasiado en preparar los scones (no tenía todo listo antes de empezar) y 2) pensé que había comprado double crème pero era nata, así que era más líquida de lo que debería.

Los scones se pueden congelar una vez cortados. Para hornearlos sólo hay que ponerlos en el horno precalentado sacados directamente del congelador y dejarlos hasta que empiecen a dorarse (unos 20 minutos).

Ah, la receta inicial incluía pasas, pero como a mi no me entusiasman, yo decidí omirtirlas.



21 comentarios:

Gemma dijo...

Els scones em porten molt bons records de les meves vacances a Irlanda... :)
Un esmorzar de diumenge, ja ho crec!

Como na casa dijo...

Me apunto a tus desayunos!....me gustan estos scones, intentaré hacerlos.
Bicos

Cook me tender dijo...

Pues no te preocupes porque siempre hay alguien como yo que no los conocemos! Ah! Y sigue con los desayunos! Tiene una pinta deliciosa! Besos desde Barcelona

Artemisas' Project dijo...

Anda yo también los hago, eso sí los míos son super básicos, harina, levadura, sal y leche, y la verdad es que me quedaron bastante bien. Y luego versionandolos les eche cebolla frita del Ikea y estaban totales.

Me gusta tu blog.

Feliz finde

Sole dijo...

mmm, la verdad que no, no puedo imaginarme un desayuno mejor que este. ¡Es tremendo! Que bonitas fotos, ¡me encantan! ¡me comería la pantalla! jeje
¡buen finde!

fresaypimienta dijo...

Gracias por pasarte por mi blog y dejarme el comentario, así he podido descubrir el tuyo: es genial! tienes unas recetas con unas fotográfías fantásticas,estos scones son geniales, yo jamás los he hecho, así que tomo buena nota de tu receta, muchos besos

Sònia dijo...

Pues va a ser que yo soy una de esas personas que no habia escuchado hablar de los scones!!! Sere ignorante!!! jajajajaja
Gracias a ti, pues ya tengo el honor y ahora se los presentare a mi horno ;-)
Las fotos preciosisimas!!!
Un besote

Mercè dijo...

jeje Ja ho crec que amb tot això vas fer un bon esmorzar!! Que bons!
Petons!
PD: Les fotos molt xules!

Akane dijo...

Cómo os cuidais, empezando así la jornada es imposible que no sea un día fantástico!
Nunca he hecho scones, me da miedo que me vuelva a dicta a ellos :P
Parecen perfectos, qué hambre me está entrando :)

Un abrazo

Antonio dijo...

Son fantásticos, nunca los he probado pero vaya pinta que tienen, quien los pillara. Un beso

Antonio dijo...

Son fantásticos, nunca los he probado pero vaya pinta que tienen, quien los pillara. Un beso

Lolah dijo...

Hace unos meses hice unos scones para disfrutarlos con un botecico de clotted crème y mermelada y aunque el conjunto era de pecado, no me quedé del todo satisfecha con los scones así que me guardo tu receta para cuando me sienta cansada de no perder ni un gramo por poco que coma.
Un besico.

Uno de Dos dijo...

Son una delicia, me encantan para merendar!!!
Tus fotos tienen una luz maravillosa, como me gustaría estar sentada a tu mesa!

nee* dijo...

mmm yo también quiero esto para desayunar, jeje, tiene una pinta totalmente irresistible.
Nunca he probado de hacerlo, pero me han entrado ganas, y, muchas.

Besos!!

Calohe dijo...

Los scones los conozco..., pero lo que me resulta tentador es la textura que comentas, casi hojaldrada...
Tengo que probarlos!
Besotes

elsfogonsdelabordeta dijo...

Jo n'he sentit a parlar, però no els he provat mai... i tal com els descrius m'està entrant una gana!
T'han quedat unes fotos fantàstiques!
Petons
Sandra

antonia dijo...

me encantan y con esta fotos me han dado unas ganas tremendas de hacerlos!

Ajonjoli dijo...

qué buena pinta!!!!
le tengo unas ganas a esta receta, llevo meses queriendo hacer scones y nunca encuentro la ocasión, arg

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

No puede ser, que casi me los pierdo. Si solo he faltado un par de días....

Que ricos, señor.
Eso si es un desayuno, y no el pavo que he tomado esta mañana...

Besos

comoju - Cova dijo...

creo que estos scones no pueden tardar mucho en ser preparados, porque se ven realmente apetecible...

Un abrazo

Irene dijo...

Veo que a todos os han gustado los scones, hasta a los que no los conocíais! La verdad es que estaban riquísimos. Y al fin de semana siguiente hornée los que había congelado y seguían igual de ricos. Así que la receta es ideal: te comes una mitad el día que la haces y congelas la otra para otra ocasión!
Por cierto, me hacen especial ilusión los comentarios sobre las fotos! La verdad es que, aunque parezca una mesa, las fotos están hechas en el suelo. Es que no soy lo suficientemente alta para hacer las fotos desde arriba :P