jueves, 14 de abril de 2011

Coupelles

-- Postre (para servir el sorbete de fresa) del menú Julia Child que hicimos con Aida --

Coupelles = cazuelitas de masa de lengua de gato, utilizadas para servir preparaciones dulces semi-líquidas, como cremas, mousses, sorbetes...
Una manera diferente y elegante de presentar un postre. Y no penséis que son sólo el adorno, la masa está bien rica (en nuestro caso el gustito del limón de las coupelles complementaba perfectamente el gusto de las fresas).

Cada vez que leo una receta de Mastering the Art of French Cooking, no puedo evitar visualizar a Meryl Streep caracterizada como Julia Child en la película Julie & Julia: su gran tamaño, el carácter del personaje, pero sobre todo su voz chillona y un poco estridente. La verdad es que la película no pasará a la historia del cine, pero a mi me pareció bien entretenida y recomendable para una tarde de domingo, sobre todo para cocinillas aficionados :)

Llegados a este punto me he dado cuenta que en las 3 recetas publicadas hasta ahora sólo he hablado de la Sra Child, igual haciéndoos creer que escribió los dos tomos ella solita. Creo que es justo otorgarles el mérito que se merecen y remarcar que el primer tomo lo escribió junto con Louisette Bertholle y Simone Beck y el segundo tomo con ésta última (tal como he anotado en la sección Antes de Empezar). Si queréis saber un poco más de estas dos señoras, en la peli os lo explican :)




Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 15 min
  • Cocción: 5 min por tanda, nosotras hicimos 4
  • Coste: barato
  • Origen: Francia
  • Receta adaptada de: Coupelles, Langues de Chat, Mastering the Art of French Cooking - Volumen 2, Julia Child and Simone Beck



Ingredientes (para 8 unidades):

57g de mantequilla a temperatura ambiente + extra para engrasar los boles
75g de azúcar
Ralladura de un limón o una naranja (sólo la parte de color, la parte blanca amarga - nosotros utilizamos limón)
60ml de claras de huevo a temperatura ambiente (1/4 cup) - yo separé dos huevos grandes y luego medí la cantidad necesaria (me sobró un poco de clara)
50g de harina



Preparación:
  • Cortar 4 cuadrados grandes de papel de hornear (unos 25cm de lado). Con un lápiz, dibujar un círculo de 14cm de diámetro en el centro de cada cuadrado (yo usé un bol como patrón). 
  • Engrasar ligeramente con mantequilla dos tazas o bols de aproximadamente 13 cm de diámetro en la parte superior, 5 de diámetro en la parte inferior y unos 6 cm de alto (yo usé bols chinos de cerámica). 
  • En un bol mediano poner la mantequilla, el azúcar y la ralladura. Batir con una batidora de varillas (o un robot de cocina o una cuchara de palo), hasta que la mezcla palidezca y esté cremosa. 
  • Añadir las claras y batir hasta que simplemente se hayan incorporado a la masa (unos 10 segundos deberían ser suficientes). 
  • Tamizar la harina sobre la masa y mezclarla rápidamente con una espátula hasta que la masa sea homogénea. 
  • Poner dos de los papeles preparados sobre una bandeja del horno, teniendo cuidado que el dibujo quede en la parte inferior (para que el grafito del lápiz no esté en contacto con la masa) 
  • Verter 1,5 cucharadas de masa (1,5 tablespoons) en el centro de cada círculo y, sujetando bien el papel, esparcir la masa con una cuchara (usando la parte externa) intentado que el grueso quede lo más homogéneo posible. Os dará un poco la sensación de estar "pintando" el papel ya que la masa queda muy fina. 
  • Hornear en un horno precalentado a 220 °C durante 5 minutos, hasta que los bordes empiecen a dorarse. 
  • Mientras tanto, se pueden ir preparando los siguientes dos círculos en otra bandeja (aunque sin perder de vista el horno para que la masa no se nos queme!). 
  • Pasados los 5 minutos, sacar con cuido los papeles del horno y volcar la masa rápidamente sobre las tazas engrasadas, arreglando la masa en la taza para que las coupelles queden bonitas (con cuidado de no quemarse). 
  • Dejar enfriar unos minutos en las tazas hasta que la masa se endurezca y transferir a una rejilla para que se enfríe por completo.
  • Continuar con el resto de la masa hasta formar las 8 coupelles

Os dejo con un pequeño paso a paso con fotos por si os ayuda:

"Pintar" la masa sobre el papel de hornear con la parte plana de la cuchara...
... hasta que el grueso sea más o menos homogéneo.
Inmediatamente al sacarla del horno, volcar la masa sobre el bol y arreglarla un poco para que quede la forma correcta (aquí los dedos insensibilizados de filloas de Aida van de perlas!)
En cuanto hayan solidificado, transferir a una rejilla y dejar enfriar por completo.



Comentarios:

Os dejo algunos comentarios sobre cómo hicimos nosotras las coupelles, por si os pueden ser de ayuda:
  • Nosotras éramos dos y aún así decidimos no empezar con la segunda tanda de coupelles hasta que la primera estuvo completamente terminada, para no correr ningún riesgo.
  • Lo ideal es tener dos bandejas para usar siempre una que esté fría.
  • Yo lavé las tazas cada vez, para asegurarme de que la masa no se pegara.
  • Si queda algún agujerito, no pasa nada. Las nuestras tenían algunos y aún así el sorbete no se escapó. Igual si vuestro postre es un poco más líquido que un sorbete, podéis hacer 6 coupelles en lugar de 8 para que queden un poco más gruesas. Entonces habrá que aumentar ligeramente el tiempo de horneado.
  • Las claras recomiendo medirlas tal como se indica: decir que hay que usar la clara de 2 huevos no sería preciso ya que la cantidad de clara varia mucho en función del tamaño del huevo.

Ah, y algunos de la Sra Julia y sus amigas :
  • Las coupelles aguantarán bien durante varios días si las guardáis en un recipiente hermético. Si las tenéis que guardar por más tiempo, es mejor congelarlas.
  • Poner el postre en las coupelles justo antes de servir para que no se reblandezcan.

11 comentarios:

Dulcegimena dijo...

Preciosas, delicadas y súper originales! Me parecen un detalle muy especial y bonito!
Saludos.

Sole dijo...

que bonitas! son una gran idea para rellenar con infinitos sabores. me gusta mucho!

Artemisas' Project dijo...

Qué bien te han salido, y parece fácil, pero ahora mismo si tuviera que servir un postre las compraría hechas. Mi experiencia hoy con las galletas del cole de mi cachorro tienen la culpa que piense así. La cocina a veces me supera.

Petonets

SUNY SENABRE dijo...

Os han quedado de maravilla y que ricas son para servir un helado o cualquier otro postre cremoso.

Besos,

Tengo un horno y sé cómo usarlo dijo...

Irene, me ha encantado.
Es algo que siempre me apetece utilizar, pero esos moldes de supermercado me dan muy mal rollo. De este me gusta todo, hasta puedo imaginar el sabor por las fotos y cómo explicas la receta.
GRACIAS!!!! esto lo tengo que probar.
Un besazo.

Chelo.-Cogollos de Agua dijo...

Estas on m´s fáciles que las que yo hago, y tienes razón en no comenzar con la segunda tanda hasta que la primera no está terminada, menudo lios he armado yo!, me encanta tu receta y modo de hacerlo, te lo copio.
Un beso

Victoria dijo...

Tienen un aspecto delicioso y debe quedar muy bien cualquier cosa que se pueda servir en ellas.

Besos.

Carmen dijo...

Tienen pinta de estar deliciosas para usar con muchos rellenos!!

Uno de Dos dijo...

Qué buenas están! Me encantan para helados y sorbetes, te lo come stodo y el plato porque no se puede ;)

comoju - Cova dijo...

Una explicación muy buena y un resultado inmejorable y con una pinta increíble...

Un abrazo

Irene dijo...

Yo antes de ponerme estaba un poco escéptica de que me salieran, porque justo la semana antes había intentado hacer galletas chinas de la fortuna y resultaron un desastre! Pero estas fueron más fáciles de lo que me pensaba y nos salieron todas bien!