lunes, 28 de marzo de 2011

Judías verdes con chalotes y almendras

Tengo un problema: quiero consumir frutas y verduras cuando estén de temporada. Si hubiese nacido 50 años atrás, me bastaría con ir al mercado: lo que está a la venta, está de temporada. Fácil! Pero en estos días de globalización, la cosa se complica. Yo recuerdo que cuando era pequeña las fresas se comían cuando hacía calor (y no recuerdo que haya hecho nunca calor en marzo...). Pero si vas hoy al súper, te irás a casa convencido de que es plena temporada de fresas. Qué desastre...

Y qué tienen que ver las fresas con las judías, os preguntaréis. Pues resulta que hacía tiempo que le tenía echado el ojo a esta receta de Katy y el otro día haciendo el planning de la semana decidí hacerla. Pero luego fui al súper y resulta que las únicas judías que tenían eran egipcias. Y con una mona etiqueta que decía que se había transportado en avión para reducir las emisiones de CO2! Las compré porque no iba a destrozar el planning de la semana antes de empezar! Pero me fui a casa con la idea de preocuparme un poco más por saber qué frutas y verduras nos ofrece la naturaleza cada temporada del año. Ahora voy con una lista en la cartera :P

Y mi lista dice que las judías verdes están casi todo el año de temporada. Así que esta receta está de temporada ;) Es súper sencilla pero con un toque original. Las judías quedan al dente, una manera muy agradable de comerlas. Y el complemento de las chalotes y las almendras les va de perlas. Ah, y se tarda en hacerlas un plis plas. Qué más se puede pedir!




Antes de empezar:


Ingredientes (para 2 personas):

450g de judías verdes frescas (igual con las congeladas también queda bien pero no puedo asegurarlo...)
4 chalotes grandes (las mías pesaban unos 200g antes de pelarlas) - este tipo de cebolla también se conoce como chalota o escaloña (chalote es como se recoje en la RAE)
30g de almendras fileteadas
2 dientes de ajo
Aceite de oliva (unos 50 ml)
Sal, pimienta


Preparación:
  • Lavar las judías. Cortar los extremos y los tronchos y partir las judías en trozos pequeños (de 3-4cm de longitud).
  • Pelar y cortar las chalotes a tiras finas.
  • Poner a hervir agua en una olla grande (donde las judías quepan bien). Cuando el agua hierva, añadir las judías y un buen pellizco de sal y cocer durante unos 5 minutos. Colar y reservar. 
  • Mientras se calienta el agua, poner una sartén sin aceite a fuego medio. Cuando esté caliente, tostar las almendras ligeramente (un minuto o dos, no más - sólo tienen que dorarse un poco). 
  • Poner a calentar un chorro de aceite de oliva (unos 50 ml) a fuego medio en la misma sartén. Cuando esté caliente, añadir las chalotes. Dejar cocer durante unos 15-20 min hasta que las chalotes se caramelicen. Para evitar que se doren mucho, añadir un chorro de agua a la sartén a mitad de la cocción y un poco más hacia el final si las chalotes todavía no están listas pero todo el agua se ha evaporado. 
  • Cuando falten unos 5 minutos, añadir los dos dientes de ajo picados finos. 
  • Cuando las chalotes estén bien tiernas, añadir las judías y las almendras, salpimentar al gusto y mezclar bien. Dejar cocer un par de minutos para que todos los ingredientes se calienten. 

14 comentarios:

Sònia dijo...

Irene, que gran receta!!! ME encanta!!! ;-)
En casa consumimos, mayoritariamente, productos ecologicos... los compramos en una asociacion de consumidores de productos ecologicos y, una de las caractaristicas principales, es la venta de productos de temporada, productos hechos por productores locales...
Un besote

Artemisas' Project dijo...

Me gusta tu receta, además así las judias verdes me sabran mejor, que a veces me aburren.

No quisiera estrenarme en este blog contradiciendo a su autora, pero una que es de El Maresme (Barcelona) un lugar conocido por el cultivo de fresas, yo la empiezo a ver en mi mercado sobre finales de febrero-marzo, cuando empieza hacer un poquito de calor ya no se manetienen y se estropean en su mata con suma facilidad. Las fresas son de finales de invierno y principios de primavera

Espero que mi comentario no te moleste, solo quería serte un poquito de ayuda.

Petonets

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Me encanta esta receta .... nos encantan las judías, pero solo las comemos del huerto familiar.

Estoy contigo, yo recuerdo comer fresas con calor, no en pleno invierno.... Vamos que recuerdo haber preparado fresas con vino en después de la feria de Mayo.

Besos

Carmen dijo...

Me encanta la verdura preparada de formas así, diferente a un simple hervido, entra de maravilla. Aquí hay mucha huerta, pero ahora con abonos y pesticidas adelantan las cosechas, hay muchos árboles en flor desde hace semanas, en cambio mi padre y mi suegro que tienen 2 huertas pequeñas, como no viven de eso, dejan las cosas a su aire, salen frutas más pequeñas pero mas sabrosas y en su tiempo

Gemma dijo...

És veritat que avui dia costa saber quan és la temporada de cada cosa... tot i que el preu d'aquestes mongetes devia parlar per si sol ;)
Em sembla una recepta boníssima, ideal per menjar verdura molt més gustosa que simplement bullida.

Akane dijo...

Cómo me gustan esas judías, las finitas cilíndricas! Además, no sé si es cosa de mi familia, pero siempre que voy a Suiza rara es la mesa donde no hay una buena ración de judías como guarnición de lo que sea :)
Me encanta que las hayas dejado tan firmes, al dente :)

A mi no me gusta nada tampoco que hoy en día se pueda comprar casi de todo en cualquier época. Me he pasado el invierno viendo en el mercado melones, melocotones, nectarinas y sandías. Absurdo! Si gran parte de la gracia que tienen es asociar esas frutas al verano!

En fin...

Un abrazo

Kako dijo...

Irene, me pasa exactamente lo mismo, de hecho ya perdí noción de las verduras o frutas de estación, hoy encuentras de todo, todo de invernadero y que no sabe a nada, me pasa especialmente con los tomates. Un día compré aquí en una granja, en el verano y te juro que me los comí en el trayecto a casa, lo más rico que he probado, cultivados al aire libre, madurados al sol, otro cuento.
Las judias me encantan, pero mira, seguimos con el tema, que yo las consumo durante todo el año, es una de mas verduras favoritas, con tomates y un trozo de pavo a la plancha es mi mejor cena.
Me llevo tu receta, besos.

antonia dijo...

qué rica esta recetita de verduras! te tengo que decir que me pasa como a tí, quiero tomar cosas de temporada pero ahora siempre es temporada! es un rollo...

El dia mas dulce dijo...

Irene tengo la gran suerte de tener huerto familiar, y digo familiar porque abastece a toda la familia de mi marido. Pero no lo cuidamos nosotros. Hace tiempo pertenecía a un grup de consumo ecológico, ya que ese tipo de productos son mucho mas caros (cosa lógica) pero no te imaginas que zanahorias o patatas. Para alimentar a una familia de 4 había que coger casi 1 kg de patatas,por llamarlas algo. Hay mucho abuso, por lo menos por aqui. Encuentras calidad en tiendas pequeñas y a unos precios que yo personalmente no me puedo permitir, pero si pudiera, no me lo pensaba, fuera de estación claro. Aun asi, yo congelo todo lo que puedo. Se qu eno es fresco, pero sabe a algo. cuando compro tomates, coles, zanahorias, cebollas, no están igual de buenos, no huele a hortalizas en la cocina, ni tan siquiera huele a azufre cuando cueces una coliflor, es impresionante.
Y después de esta charla, me encanta el plato que nos presentas hoy es estupendo. Bss

ospanacar dijo...

¡Que razón tienes!, lo peor de todo es que las frutas y las verduras, ya no saben como antes. Yo en ese sentido, tengo bastante suerte,mi cuñada tiene huerta en casa y cada vez que voy por allí me llena la cesta, además ecológico.Una vez, en pleno enero comí albaricoques traidos de Perú. De aspecto "los mejores que había visto"pero de sabor: si cerrabas los ojos no sabías lo que estabas comiendo.

De todos modos, tus judias tienen muy buena pinta. Un besin

nee* dijo...

Tiene buena pinta tu propuesta de hoy, sin embargo huelo la cebolla desde aquí, jaja, pero me has dado buenas ideas para adaptar, así que no descarto probar tu receta sustituyendo la cebolla por algún que otro ingrediente.
El tema de los alimentos de temporada daría para muchísimo, jaja, yo, si he de serte sincera, no lo controlo demasiado, jeje, si me apetece compro :P. Así de simple, a no ser que salte a la vista su mala calidad xD.

Por cierto, tema sorteo, puedes participar igualmente con que, si te tocase, me dieras una dirección de aquí no habría problema. Y si no siempre puede arreglarse, Suiza está cerquita jeje :P.

Besos!!

Carmen dijo...

Me encanta la verdura y me gusta variar la combinación de ingredientes y texturas. Me gusta mucho tu propuesta.

Hemos sacrificado sabor a cambio de poder consumir los productos durante todo el año y además que se vean preciosos en sus estantes. Hemos perdido la paciencia.

Cuando alguien me regala algo de su huerto me produce una gran satisfacción, porque sé que su sabor y aroma no se puede comparar.

En cuanto al consumo ecológico, si hacer la cesta de la compra "normal" ya es caro, hacerla con productos ecológicos es casi prohibitivo.

Un beso

Me encanta tu blog y me quedo para aprender y si te apetece, compartir.

Lolah dijo...

Esto si que lo voy a a hacer pronto, ahora que estoy en un periodo "tengo que perder unos kilos sin remedio" esta receta me viene muy bien, me encantan las verduras así un poquico crujientes.
no te creas que no voy a hacer el pan...pero dentro de un tiempo.
Un besico.

Irene dijo...

Pues tendré que dar la razón a Artemisa: justo después de escribir el post me puse a investigar y parece que los fresones empiezan a estar de temporada en marzo. Será que las de nuestro huerto eran fresas y no fresones...
Qué envidia me dais todos los que tenéis huerto casero o la suerte de tener acceso a algún huerto natural! Aquí en Suiza hay muchos productos y tiendas bio, pero claro, el precio no es el mismo...
Un beso a tod@as y gracias por los comentarios!