viernes, 18 de febrero de 2011

Cake de almendra y orejones de albaricoque

El miércoles os contaba los planes de quedar con Aida este domingo para cocinar. En dos días hemos logrado definir la estructura del menú: cocktail, entrantes, sopa, un primer plato de pasta, un segundo plato de carne, postres y petit-fours para el café (esta vez, en lugar de liarnos mientras cocinamos, nos liamos ya desde el principio, total, nos vamos a liar de todas maneras!). Por ahora tenemos claro los entrantes, la sopa y el plato de pasta; el postre está a medias; el plato de carne y los petit-fours bastante verdes casi decididos; del cocktail se encargará H y Guillaume será el somelier :)

Para ir calentado motores para la maratón del domingo, ayer decidí hacer un bizcochito sencillo que saqué de un libro de repostería que tengo en alemán, SchokoLust. Los alemanes me parece súper peculiares en cuanto a panadería y repostería se refiere, como que tienen su "estilo personal" (aunque supongo que todos los países tienen el suyo, no?). Es como si todo fuera menos refinado, con menos glamour: panes densos (con harinas integrales, miles de semillas...), dulces poco complicados con muchos frutos secos y fruta... Pero bueno, mejor apartar los estereotipos y dejaros con la receta, que me enrollo demasiado :)


Son bonitos los albaricoques secos, no? Muy fotogénicos :)


Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 30 min
  • Cocción y/o reposo: 45 min de cocción + tiempo para que se enfríe
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Mandel-Aprikosen-Cake, SchokoLust, Birgit Rademacker


Ingredientes (para unas 15 porciones):

250g de mantequilla + extra para engrasar el molde
150g de chocolate blanco
200g de orejones de albaricoque (albaricoques secos)
5 huevos a temperatura ambiente
50g de azúcar (si sois golosos, le podéis poner un poco más)
200g de almendras molidas
75g de harina
2 cucharaditas de café de levadura en polvo - 2 teaspoons
50g de almendras fileteadas



Preparación:
  • En un bol resistente al calor, poner la mantequilla cortada a daditos pequeños y el chocolate partido a cuadraditos. Derretir al baño maría, removiendo de vez en cuando. En cuanto ambos ingredientes se hayan derretido, apartar del fuego y reservar. 
  • Mientras tanto, cortar los orejones a trocitos pequeños (ver foto más arriba).
  • En un bol grande, batir los huevos y el azúcar con un robot de cocina (con la herramienta de batir) o una batidora de varillas, hasta que quede una masa espumosa y blanquecina (unos 5 minutos).
  • Añadir las almendras picadas, la harina y la levadura y mezclar hasta que se incorporen bien a la masa (yo lo hice con el robot de cocina, con la herramienta de amasar). 
  • Añadir la mezcla de mantequilla y chocolate y batir hasta que la mezcla sea homogénea. 
  • Añadir los orejones y las almendras y mezclar con una espátula hasta que se hayan distribuido bien en la masa.
  • Verter la masa en un molde de cake engrasado con un poco de mantequilla. Atención: las cantidades de la receta son para un molde de cake de 1,5l de capacidad. Si veis que al llenar vuestro molde la masa sobrepasa los dos tercios del volumen del molde, hornead el resto en otro molde o en moldecillos de muffins. 
  • Hornear durante 45 minutos en un horno precalentado a 200°C o hasta que, al pincharlo con un cuchillo, éste salga limpio. Es recomendable cubrir el molde con un trozo de papel de aluminio para que no se os queme por arriba, a mi me quedó un poco demasiado tostado... Si os sobró masa y utilizasteis moldes más pequeños, el tiempo de cocción de éstos será menor (empezad a echarles un ojo a partir de los 20 minutos).
  • Sacar del horno y dejar reposar dentro del molde durante una media hora. Desenmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla. 


Comentarios:

La receta original lleva sólo 150g de orejones y 100g de dátiles cortados a trocitos. Yo decidí omitir los dátiles porque no me van mucho y aumenté la cantidad de orejones para compensar (bueno, y para gastar todos los que venían en la bolsa, si no se hubieran quedado olvidados en algún cajón...).
También sugerían hacer una cobertura de chocolate y decorarla con algunas almendras enteras. A mi me pareció que lo de la cobertura estaba un poco metido con calzador para poder poner la receta en el libro (SchokoLust - que significa algo así como "deseo de chocolate"). El cake está rico por si sólo, yo no le añadiría nada.
Ah, para terminar, comentar que el chocolate blanco pasa totalmente desapercibido, sólo sirve para aportar materia grasa (como si no tuviera suficiente con 250g de mantequilla!). Prescindible totalmente...


16 comentarios:

debuencomeryalgomas dijo...

tiene que estar buenisimoooooo ,me llevo un trocito,un beso

Gemma dijo...

Caram, el dinar del diumenge serà espectacular!
Mentrestant, aquest cake té una pinta boníssima, ideal per esmorzar amb el cafè amb llet. La xocolata blanca té tan poc sabor que no m'estranya que no es noti gens... aquests alemanys fan unes receptes super calòriques, je je je...

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Vaya homenaje que os estais preparando.. así da gusto, eh??

El cake, debe ser delicioso, no me va a quedar más remedio que probarlo.

Besos

Magdalena de Chocolate dijo...

Todavía tengo que probar los orejones en un cake, pero creo que pronto caerá porque viendo el tuyo a cualquiera le entran ganas de prepararlo ;)
Un beso!

nee* dijo...

Tiene buena pinta este cake, jeje, y sí, los albaricoques secos son muy fotogénicos.
No conozco demasiado bien la repostería alemana, pero sí la austríaca, y al menos esta última, es todo lo contrario de lo que explicas, aunque conociendo el carácter alemán, lo que comentas no me extraña en absoluto xD.

Besitos!!

Dulcegimena dijo...

Qué delicia, me encantan estos tipos de cakes! Además la combinación de sabores debe de ser exquisita! Con tu premiso me llevo un trozo.
Saludos

Kako dijo...

Que lindo el color que ha tomado, se ve riquísimo, pero para mi sin el chocolate :).
A mi la cocina alemana, en materia dulce y paneril me encanta, la considero rústica.
Besitos y suerte en la maratón gastronómica :)

Akane dijo...

Oooh, qué buenooo! Así me gustan a mi, con ese aire "rústico"... sé bien a lo que te refieres con la repostería y panadería germana, aunque a mi me encanta el estilo que tienen :)
Sólo cambiaría el chocolate blanco por uno bien negro, pero es que yo tengo una cruzada personal contra el blanco y el "bitter" me pierde :P

Un abrazo

HoneyBunny dijo...

un pastel potente eh? con la cantidad de cosas diferentes que lleva, no me extraña que sólo se le pongan 75g de harina... madre mía...
Me ha hecho gracia lo del "poco glamour" jajaja, y es que es verdad, lo de las harinas distintas al trigo es muy común... y yo le voy cogiendo ya el gustillo, que conste... para mañana, voy a hacer algo con "estilo", a ver si consigo que me salga un "angel food cake", te mantendré informada :)

La Cucina del Topino dijo...

què maravilla! se ve una delicia este cake! un abrazo

thsbonilla dijo...

He llegado a este lugar entre links y Vaya! Genial! Ese bizcocho tiene una pinta estupenda. Nunca había pensado en incluir orejones en un bizcocho. Suelo hacer cosas muy muy simples. Pero me lo apunto. Los dulces alemanes me encantan. Son como tu dices, más bastos pero tienen un sabor especial.

BAKING COLOURS dijo...

Querida!... riquisimooooooooooo.... me encanto la receta, voy a cambiar los orejones porque no me vuelven loca, pero seguro que asi tambien debe estar deliciosa!

El dia mas dulce dijo...

Que color mas delicioso tiene, los orejones dan un sabor delicioso a los cakes....Espero que haya ido bien la marathon.
Un beso

partimecook dijo...

¡Me encantan los orejones y tu bizcocho también! :D

Me parecen bien tus eliminaciones de ingredientes grasos, yo habría hecho lo mismo ;)

¡Un beso!

Ingrid dijo...

Un cake tremendo!! tiene una combi de ingredientes deliciosa, y el corte luce espectacular!! me encanta
Muchos Besosss

J. dijo...

Irene! Que "queque" germánico mas rico! Bueno, espera que antes te comento la "entradilla"... Me ha encantado esa especie de radiografía de los alemanes... Si es cierto que tienen unos dulces y unos panes bastante peculiares. En cuanto a los dulces, a mi por lo menos, me parece que se quedan un poco cortos de azúcar, y que le ponen muchísimo énfasis a las grasas. En cuanto a los panes, pues no hay mas que ver esos deliciosos panes negros que hacen, tan jugosos y densos, que un par de tostadas con un vasito de agua y ya puedes irte a la cama bien llenito... En fin, que me vuelvo a tu alema-cake. Me ha gustado muchísimo, de hecho me lo copio. Lo de los 250 gramos de mantequilla me pareció un poco bestia, pero bien pensado, y mezclado con la almendra en polvo, tiene que estar de pecado de los gordos, de esos de condenación eterna. Un besote guapa, y buena semana.