martes, 9 de septiembre de 2008

Cupcakes 3 chocolates o "Steinboch cupcakes"

El domingo me fui con los del curro a la montaña. El plan era subir a Pilatus, una montaña bastante conocida aquí en Suiza, sobretodo a nivel turístico (se sube en una góndola y hay un restaurante y un hotel arriba, desde los cuales hay unas vistas preciosas sobre Lucerna). Como la subida estándar es cortita pero dura, decidimos empezar desde un poco más lejos e ir subiendo más progresivamente, a lo largo de la cresta de una montaña cerca de Pilatus. En principio, iban a ser 6 horas para llegar, y luego bajar en la góndola. Cambiamos la salida del sábado al domingo porque parecía que el tiempo iba a ser mejor, pero no fue así: aunque no llovió a cántaros en ningún momento, estuvo todo el día nublado (excepto ya bastante tarde por la tarde) y llovió más del 50% del tiempo que estuvimos en la montaña. Pero a pesar del mal tiempo, fue un salida estupenda!!! Del paisaje no pudimos ver mucho, porque como he dicho estuvo nublado. Pero el camino es genial, con trozos de bosques frondosos, zonas rocosas en la parte alta, algunas zonas con cables... Como no sé veía un carajo por la niebla, pensamos que nos habíamos equivocado, desandamos un trozo que luego nos tocó volver a desandar porque resulta que no nos habíamos equivocado... Así que al final no llegamos a Pilatus porque no hubiésemos podido coger la última góndola.

Dos cosas marcaron la salida. La primera, la hospitalidad Suiza. Estando empapados y buscando un lugar seco para comer nuestros sanwiches, nos encontramos en medio de la nada una cabaña con gente. Preguntamos si podíamos comer allí, y resulta que no sólo nos dejaron entrar, sino que nos dieron una sopa caliente, café, té y schnaps (licores suizos)! Y eso sólo a cambio de la voluntad que quisieras dejar en un bote! Y luego el hombre que nos acercó en su coche al pueblo de al lado, porque al que llegamos no había tren y ya había pasado el último autobús... Lo segundo, la magia: estando en la cima de la montaña, con una niebla que no te permitía ver a más de 15 metros, de repente nos encontramos con un steinboch (ver la foto más abajo) una de estas cabras enormes que hay en Suiza! A mi me dio un poco de miedo, porque tenía unos cuernos de medio metro de alto, pero se ve que ellos (había dos) debían estar igual de acojonados, porque se fueron corriendo al poco de vernos. Pocas veces se tienen estas experiencias tan místicas, por eso he decidido ponerle a esta receta "Steinboch cupcakes".

Y es que... aquí está mi primera cupcake!!!! Ya tenía ganas desde hace tiempo de empezar a probar recetas, pero nunca me había venido bien. Así que aproveché el sábado y me lancé a la aventura de las cupcakes, para llevarlas a mis colegas montañeros el domingo. Estoy a la espera de dos libros de cupcakes que me compré, así que no será la única receta que va a caer en este blog! Estas me gustaron bastante, pero esperaré a hacer algunas más para poder juzgarlas mejor :)




Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 20 min para las cupcakes + 30 min para el glaseado
  • Cocción: 20 min
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Chocolate Cupcakes, cupcakerecipe.net

Ingredientes (para 12 cupcakes):


Para las cupcakes:
110g de mantequilla a temperatura ambiente
110g de azúcar
110g de harina
2 cucharadas de cacao en polvo
1 cucharadita de levadura en polvo (3-4 gramos)
2 huevos a temperatura ambiente
Media cucharadita de esencia de vainilla

Para el glaseado:
110g de mantequilla a temperatura ambiente
150g de azúcar glas
65g de chocolate con leche
65g de chocolate blanco
Unas cucharaditas de agua caliente (si es necesario)

Para decorar (opcional)
Bolitas de chocolate, virutas de chocolate...

Preparación:

Para las cupcakes:
  • Poner la mantequilla en un bol grande con el azúcar y batir a media velocidad con una batidora de varillas hasta que quede una mezcla cremosa (unos 5 minutos).
  • Añadir los huevos a la mantequilla de uno en uno (no añadir el segundo hasta que el anterior se haya integrado completamente en la masa).
  • En otro bol, mezclar la harina, la levadura y el cacao.
  • Ir añadiendo la mezcla de harina a la masa de mantequilla progresivamente, tamizando con un colador (para que la mezcla coja aire). Mezclar con una espátula.
  • Poner moldecillos de papel o engrasar con mantequilla una bandeja para 12 muffins. Repartir la masa en los moldecillos. Deberían quedar llenos más o menos a la mitad.
  • Hornear en un horno precalentado a 175ºC durante unos 20 minutos.
  • Sacar del horno, poner las cupcakes en una rejilla y dejar enfriar por completo.


Para el glaseado:

  • Fundir por separado los chocolates al baño maría o en el microondas (con una cucharadita de leche y removiendo muy a menudo para que no se queme). Reservar.
  • En un bol, batir la mantequilla con una batidora de varillas hasta que quede cremosa. Añadir progresivamente el azúcar sin dejar de batir.
  • Separar la crema a partes iguales en dos boles.
  • En uno, añadir el chocolate con leche, y en otro el chocolate blanco. Mezclar bien con una espátula. Si la crema espesa mucho, añadir una(s) cucharadita(s) de agua caliente (yo le añadí un poco a la de chocolate blanco, a la de chocolate con leche no hizo falta).
  • En una manga pastelera, poner las dos cremas, intentando que quede cada una a un lado de la manga (para que quede el efecto rallado).
  • Glasear las cupcakes con la crema y decorar al gusto.

Comentarios:


Para esta receta, usé un cacao en polvo que compré en el Sampaka la última vez que fui a Barcelona, el mismo que utilicé para los encantos de chocolate: "Cacao rojo oscuro 21%". Pero vamos, cualquier cacao de buena calidad debería valer... Las bolitas de decoración también las compré allí. Se llaman "Shots de fresa cubiertos de chocolate blanco", porque tienen dentro un poquito de mermelada de fresa. Bien ricos!

Bueno, y lo mejor para el final, las fotos!



Para que comprendáis por qué nos perdimos!


El grupo!


Y nuestro amigo el Steinboch!

6 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Hola guapa! con este post me has hecho muy feliz, soy una fan incondicional de los cupcakes, aunque no los he cocinado nunca. Los tuyos son una autèntica pasada, de verdad felicidades.
Besos.

Irene dijo...

La verdad es que, aunque he puesto que la dificultad de las cupcakes es media, son bastante sencillas de hacer. Bueno, y para unos mega cocineros como sois vosotros, es pan comido! Me iré pasando por vuestro blog, a ver si os animás a hacer alguna cupcake y me copio la receta.

Un beso!

Cristina dijo...

Irene, me ha encantado el reportaje de vuestro día en la montaña, qué interesante!! que chulas las fotos. Los cupcakes son de lujo, parecen sacados de la mejor pastelería!! ;)
Un saludo.

Sonia Martín dijo...

Irene, que maravilla todo. La montaña, y los cupcakes. Por favor, sigue poniendo recetas de este tipo. En mi caso lo de hacer cupcakes se está empezando a convertir en un vicio. Un beso grande. Sonia

Rosa dijo...

Guauuuuuuuuu que ricos!!!!!!. Esta receta es estupenda y encima tienen una pinta fantástica.
Un beso

Anónimo dijo...

Hola Irene,
These cup cakes gave us energy and courage to dare the adventurous hike to Pilatus.
Mais c'etait une rendone'e tres interessante ;-)

gracias querido amigo,
Chahram.