miércoles, 3 de septiembre de 2008

Tarta de almendra rellena de chocolate

Mañana nos reunimos el grupo de excursionismo de mi trabajo, para intercambiar fotos de las salidas que hemos hecho (en el diccionario, excursionismo es la traducción al castellano que he encontrado de hiking, aunque no sé si es la palabra correcta...). Para no cortar la jornada laboral, hemos quedado a la hora de comer en la cafetería del curro. Así, además de juntar todas las fotos, nos sentamos juntos a comer y comentamos un poco la salida del domingo, qué tal nos va... Yo, la verdad, es que fotos tengo pocas, porque soy una vaga y, aunque siempre cargo con la cámara, nunca la saco... Así que he decidido que, en lugar de llevar fotos, les llevaré un postre. Lo de siempre, cada loco con su tema! Y como tenía un paquete de almendras molidas que caduca en breve, me decidí por esta tarta, que hacía siglos que quería hacer. Todavía no la he probado entera, pero por partes (probé un poco de bizcocho y me comí un par de cucharadas del relleno...) está riquísima! Espero que no se reblandezca, porque la hice ayer y estará hasta mañana en la nevera, pero es que hoy no tenía tiempo para hacerla. A ver qué tal! Ya os contaré mañana...

Las fotos no muestran toda la espectacularidad del pastel, porque las he hecho por la noche y, como siempre, con luz artificial las fotos quedan amarillentas... Qué se le va hacer! He llegado a casa y era de noche, y paso de llevarme la cámara al trabajo para poder hacer las fotos antes de que mis compis de montañismo se zampen el pastel. Si sobra algún trozo igual me lo traigo y le hago una foto con buena luz, aunque lo dudo, porque me va a dar pereza y, si sobra algo, lo repartiré con el resto de colegas del curro...




Antes de empezar:

  • Dificultad: baja
  • Preparación: 20 min para el bizcocho + 20 min para el relleno y el montaje + 45 min de reposo (para que se enfríe el chocolate, cuaje el relleno...).
  • Cocción: 15-20 min
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Pastel de almendra y avellana, Chocolate: Recetas Sabrosas, Jacqueline Bellefontaine

Ingredientes (para 10-12 personas):


Para el bizcocho:
6 huevos a temperatura ambiente
150g de azúcar
150g de almendra molida
75g de harina
cacao en polvo (para decorar, opcional)
mantequilla para engrasar el molde (opcional, se puede hacer con papel de estraza)

Para el relleno:
150g de chocolate negro (yo usé uno al 80% de cacao)
30g de mantequilla
350ml de nata líquida espesa (aquí se conoce como double crème)


Preparación:
  • Encamisar dos moldes redondos de 24cm de diámetro con papel de estraza, o untarlos con mantequilla (yo tenía uno de 24 y otro un poco más grande, así que luego corté el más grande para que tuviese el mismo tamaño que el pequeño...).
  • En un cuenco grande, batir los huevos con el azúcar con una batidora eléctrica de varillas, hasta que quede una crema ligera y cremosa (unos 10 minutos). Si queréis aseguraros de que la crema quede bien, los huevos tienen que estar a temperatura ambiente y podéis batir los huevos sobre una fuente de agua caliente pero no hirviendo (lleva un poco más de logística, pero no falla...).
  • Añadir la almendra molida y mezclar con una espátula.
  • Tamizar la harina, añadirla a la masa y mezclar con una espátula hasta que se haya disuelto por completo, pero con cuidado para que los huevos no se bajen.
  • Verter la mitad en cada molde.
  • Hornear en un horno precalentado a 190ºC durante 15-20 minutos, hasta que queden esponjosos al tacto. Si horneáis los dos al mismo tiempo, puesto que el horno no calienta igual en todas partes, cambiad los moldes de posición para que queden homogéneamente horneados.
  • Dejar enfriar unos minutos en el molde fuera del horno, desenmoldar y dejar enfriar completamente en una rejilla.
  • Derretir el chocolate al baño maría (o en el microondas, con un poquito de leche, removiendo a menudo para que no nos pasemos y se queme). Añadir la mantequilla y mezclar hasta que se derrita por completo. Reservar unos 10-15 minutos para que se enfríe un poco.
  • Montar la nata hasta que quede bien cremosa (un par de minutos). Añadir el chocolate y mezclar con una espátula hasta que quede una crema homogénea.
  • Dejar reposar unos 15-20 minutos para que la crema espese.
  • Poner el chocolate sobre uno de los bizcochos. Cubrir con el otro bizcocho. Yo usé un aro de repostería para que el relleno quede bonito y con forma bien circular.
  • Guardar en la nevera al menos una hora.
  • Opcionalmente, se puede espolvorear cacao en polvo o azúcar glas sobre el pastel. Para hacer el efecto rallado, cortar tiras finas de papel de estraza, colocarlas aleatoriamente en el pastel, espolvorear el cacao o el azúcar y retirar las tiras con cuidado, para que no se esparza (como se ve en la foto).


Comentarios:


Como podéis ver en el título original de la receta, en principio se debería hacer el bizcocho con la mitad de almendra molida y la mitad de avellana. Yo lo hice sólo con almendra porque, como ya he dicho, me caducaba un paquete de almendra molida que tenía. Supongo que con avellana también quedará bien...

Otras modificaciones de la receta original son las cantidades, que yo las aumenté en un 50% (es decir, la receta original tiene 4 huevos, 50g de harina...) porque mis moldes son más grandes que los que se requería (los del libro son de 18cm de diámetro). Por eso mi receta es para 10-12 personas, mientras que la original era para 8-10. También omití poner almendras a láminas sobre el pastel, porque simplemente no tenía. Y las sustituí por el cacao para que quedara más impresionante (el libro utiliza azúcar lustre).


7 comentarios:

Sonia Martín dijo...

Ummmmm! ¡Qué delicia! Y la idea de la decoración me la copio, que es genial. Un beso grande. Sonia

Irene dijo...

Buenas Sonia!

La verdad es que lo de la decoración queda bien espectacular, y no lleva casi nada de trabajo! La próxima vez creo que haré las tiras más pequeñas y pondré más, a ver cómo queda...

Besos!

PS. Tienes un blog fantástico!

Irene dijo...

Bueno, pues ya probé la tarta! Y me encantó! El bizcocho es bastante dulce, pero como el relleno está hecho con chocolate negro y no lleva nada de azúcar, el pastel no se hace empalagoso porque las dos partes se compensan. Y la receta es bastante fácil para una tarta tan "espectacular". Ah, y no se había reblandecido casi, así que confirmo que se puede conservar en la nevera un par de días sin problemas... Eso sí, bien metida en un táper para que no coja gusto ni humedad...

A mis colegas de hiking les mandé el link a mi blog para que vieran el pastel y se animaran a venir a probarlo. Y yo creo que algunos no se enteraron de que era mi blog, porque me decían "Vaya, y te ha quedado igual como el de la foto!". En ese momento no caí en el sentido de la frase, fue luego cuando vi que no se habían dado cuenta de que el pastel tenía la misma pinta que el de la foto porque era exactamente el mismo! Curioso...

Sonia Martín dijo...

¡Hola Irene! Vengo a dejarte otro comentario para decirte que estupendo lo de los cupcakes. También estoy liada con ese tema. Sácalo pronto. Por cierto, yo tengo 41 años ya (pero alma de 21), y....NO TENGO CARNET DE CONDUCIR. Un beso. Sonia

Irene dijo...

Jo, qué consuelo! Yo cada vez que me miran raro por no terner carnet me siento un poco mal, pero ahora que sé que no soy un caso perdido, será un poco menos duro :)

Anónimo dijo...

This was a delicous cake, we enjoyed it, thanks Irene from all the hiking group ;-)

Juan Carlos dijo...

Irene, me ha dado mucho gusto que hallas publicado en tu blog lo referente a los dulces de Morelia, gracias por los comentarios tan estupendos de tu parte. Mira que el que esta impresionado soy yo, tienes más recetas que un libro de cocina, he estado revisando y veo que iniciaste con este proyecto desde Enero de 2007 junto con Aida y la verdad prácticamente todas las recetas están como decimos en México "de poca madre", es decir ¡¡¡deliciosas!!!, que mal que yo no se cocinar, pero voy a realizar un esfuerzo y a preparar algún platillo que no sea tan complicado.