miércoles, 21 de mayo de 2008

Pastel de chocolate y avellana

Ya comenté cuando puse la receta del pa de pessic que quería repetirla porque me gustó mucho. El domingo pasado tenía tiempo y decidí jugar un poco con la receta, sustituyendo una parte de la harina de trigo por harina de patata (quería ver qué textura le daba esta harina a la masa, porque no la he utilizado nunca) y hacer bollos individuales (en lugar de un bizcocho entero). Pues bueno, cuando ya había puesto los bollos en el horno, me di cuenta de que... había olvidado completamente las harinas! Ahí estaban, pesaditas en un bol... Esto no me había pasado nunca antes! Algún desastre que otro había hecho, pero olvidar la harina! Normalmente cocinar me relaja, pero esta vez, o me relajó demasiado, o no consiguío quitarme de la cabeza las nubes que me rondaban. Así que los bollos fueron a la basura, y las harinas ahí siguen en el bol, a la espera de que vuelva a por la receta fallida...

Bueno, pues eso, que entre el desastre que acabo de contar y que he esta bastante liada, no me ha dado tiempo de cocinar nada, así que le quito el polvo a una receta que hice hace un par de meses. No puedo daros mi opinión sobre la tarta porque no la probé: se la llevó Miguel al trabajo. Pero parece que a todo el mundo le encantó. Y la tarta quedó preciosa! El bizcocho subió perfecto (sin hincharse por el centro ni nada), la cobertura brillante y las avellanas picadas puesta ahí en el borde le dieron un aspecto muy elegante. Lástima que, como casi siempre, las fotos no hagan justicia a la tarta (la preparé por la tarde y Miguel se la llevó al trabajo por la mañana, así que no me dio tiempo de una sesión fotográfica con buena luz natural... ).




Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 30 min
  • Cocción y/o reposo: 35 min (cocción) + 1 hora (aprox) para que se enfríe el pastel antes de ponerle la cobertura
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: "Gâteau au chocolate, très fondant", Saveurs: Le magazine de l'art de vivre gourmad

Ingredientes (para 8 personas):


125g de chocolate negro 70% de cacao
125g de polvo de avellana
4 huevos a temperatura ambiente
80g de azúcar moreno (yo lo usé en polvo)
125 de mantequilla a temperatura ambiente

Para la ganache:
100g de chocolate negro 70% de cacao
10cl de nata espesa aligerada (con bajo contenido en materia grasa)
20g de mantequilla a temperatura ambiente
50g de avellanas picadas (si están caramelizadas quedarán más crujientes y brillantes)


Preparación:
  • Partir el chocolate a trozos pequeños y derretirlo en un cazo a fuego bajo.
  • En una sartén, tostar el polvo de avellana (sin añadirle aceite o mantequilla) durante unos 10 minutos a fuego medio.
  • Separar las claras de las yemas.
  • Batir las yemas con el azúcar con una batidora eléctrica, hasta que quede una mezcla cremosa (entre 5 y 10 minutos). Añadir con cuidado el chocolate derretido, la mantequilla y el polvo de avellana. Mezclar con una espátula.
  • Añadir un pellizquito de sal a las claras y montarlas a punto de neve (hasta que estén bien firmes).
  • Añadir un cuarto de las claras a la mezcla de chocolate y mezclar con cuidado con una cuchara bien ancha, con movimientos envolventes (podéis leer los comentarios de la mousse de chocolate para entender lo de los movimientos envolventes...).
  • Añadir el resto de las claras y mezclar con mucho cuidado hasta que la masa quede homogénea.
  • Verter la masa en un molde de 24 cm de diámetro, encamisado con papel vegetal o engrasado con mantequilla.
  • Hornear en un horno precalentado a 180ºC durante unos 30 minutos o, hasta que al pinchar con un cuchillo, éste salga ligeramente húmedo pero sin rastros de pasta.
  • Desenmoldar el pastel y dejar enfriar en una rejilla.
  • Preparar la ganache: Partir el chocolate a trozos pequeños. Poner la nata en un cazo y calentar hasta que hierva. Retirar el cazo del fuego y añadir el chocolate, mezclando rápidamente. Finalmente, añadir la mantequilla. Mezclar bien y dejar enfriar durante unos minutos.
  • Poner el bizcocho boca bajo (la parte de abajo del pastel suele ser más lisa y queda mejor al cubrirla con la ganache). Decorar el borde con las avellanas picadas.



5 comentarios:

Rosa dijo...

Se ve estupenda. Te ha subido genial, igual por todos los lados. Tenía que estar muy rica.
Saludos

Su dijo...

Bueno, bueno, bueno...me admites de cobaya a mi tambien...voy con tres mas adosada...

Enhorabuena que maravilla
Un abrazo

Julito dijo...

Monumental tarta Irene.
Un placer para la vista y me imagino que para el paladar.
Las avellanitas han quedao de lujo.

Un beso

Mer dijo...

Jejeje, creo que todos tenemos despistes, yo la primera. Hace un par de días hice tus muffins de fresa, y quedaron súper ricos, pero se me olvidó por completo el tema de la sal (y eso que la tenía cristalizada...) en fin, en breve volveré a retomar mi actividad bloggera y subiré fotos.

Nunilo dijo...

La verdad es que tiene una pinta absolutamente espectacular aunque hace poco vi una receta parecida y que me pareció más sencilla, os paso la dirección por si os interesa http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/deliciosa-receta-de-pastel-d-1 aunque eso sí, tengo que admitir que me apetece mucho intentar hacerla este fin de semana para ver si me sale, ¡Gracias!