viernes, 7 de septiembre de 2007

Molinillos de hojaldre

Este es el segundo postre que presentamos en el concurso de repostería de las fiestas del pueblo de mi abuela (junto una tarta de chocolate, que resultó ser la ganadora del concurso!). Los molinillos, aunque no ganaron nada, causaron sensación. Era curioso, porque estaban en la misma mesa que todos los postres, pero la gente no se daba cuenta a primera vista de que también eran parte del concurso!

Estos dulces no dejan de ser hojaldre con algo de decoración, así que el gusto no va a sorprender a nadie. Pero claro, a la vista son una delicia! Quedan tan monos, ahí puestos todos juntitos... Y a los niños les fascinan!







Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 45 min + tiempo para refrigerar
  • Cocción: 10 min
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: un libro de cocina de mi madre, del que no tengo el nombre (pero lo tendré en breve)

Ingredientes (para 12 molinillos):


1 rollo rectangular de hojaldre
6 cerezas confitadas
Para decorar: chocolate negro, chocolate blanco, anises de colores, azafrán, pimienta, canela, azúcar...
12 palitos de madera (de los que se usan para hacer pinchos)
Un par de cucharadas de gelatina o mermelada de albaricoque (para pintar)


Preparación:
  • Cortar la placa de hojaldre en 12 cuadrados, de unos 10-12cm de lado (dependiendo del tamaño de la placa).
  • Cortar cuadrados de papel de estraza, de unos 20cm de diámetro.
  • Poner cada cuadrado en un trozo de papel de estraza y doblar el hojaldre de la manera indicada para que quede en forma de molinillo.

Para dar forma al molinillo, sólo hay que cortar por las líneas discontinuas y juntar cada punto con el de su color

  • Enganchar los palitos de madera, atravesando el molinillo por su parte central, de manera que el palo quede un par de centímetros dentro de la pasta (para que aguante bien).
  • Poner los molinillos en bandejas del horno cubiertas del papel de estraza (separándolos unos 10 cm).
  • Cortar las cerezas y poner una mitad en el centro de cada molinillo.
  • Decorar los molinillos a gusto. Nosotros hicimos varios: de canela con azúcar, de anises de colores, de hilillos de chocolate blanco y negro con especias (unos de azafrán, otros de pimienta)... Para hacer los hilillos, fundir el chocolate, mojar un tenedor y desplazarlo por encima del molinillo mientras se desliza el chocolate.
  • Hornear los molinillos durante unos 10 minutos, o hasta que el hojaldre quede tostado.
  • Dejar que enfríe el hojaldre y que cuaje el chocolate.
  • Pintar los molinillos con gelatina o con mermelada de albaricoque (desleída un poco en agua si está muy espesa) y dejar cuajar.

Comentarios:


Los molinillos se pueden decorar con lo que os dé la gana. Nosotros hicimos varias versiones, algunas más tradicionales y otras más modernas (como las de chocolate con azafrán, sugerencia de Joaquín).

Como los padres de Ana tienen panadería, tiene un tipo de gelatina que sólo hay que calentar para que quede líquida y pintar con ella el hojaldre. Como la gente normal no tienen estos truquis, he puesto como alternativa pintarlos con un poco de mermelada de albaricoque desleída en un poco de agua. El gusto será un pelín diferente, pero el molinillo quedará igual de brillante.







2 comentarios:

MoonCat dijo...

Una sugerencia .... y si se ponen unos trozos de chocolate entre los pliegues del hojaldre antes de hornear los molinillos?

Irene dijo...

Pues lo del chocolate dentro del molinillo no lo veo muy claro por varios motivos:
1. Porque el chocolate se derrite y el molinillo es chiquitín, así que es probable que acabe saliéndose de la masa y quede feo. Bueno, eso sin hablar de lo difícil que sería poder recubrir bien el chocolate.
2. Porque dependiendo de lo que tarde en hornearse el molinillo y si no se cubre bien con el hojaldre, el chocolate puede quemarse (queda duro).

Pero bueno, si alguien lo prueba, ya nos dará el resultado!