sábado, 29 de septiembre de 2007

Lasaña de verduras

Después de las vacaciones que nos pegamos (que, en pocas palabras, se podrían resumir como una combinación (en diferentes secuencias y cantidades) de dormir, comer, salir de fiesta y beber) Miguel y yo necesitábamos un poco de desintoxicación. Así que el fin de semana que volvimos a Suiza intentamos comer a base de verduras. De esta intención salió esta receta, lasaña de verduras, que podríamos decir que es "más rica que las verduras solas pero menos rica que un lasaña de carne". Ah, esta receta la hicimos en volver de vacas, pero hasta ahora no me había dado tiempo de ponerla en el blog. Por eso aparece ahora...

Aunque en esta receta se indiquen unos tipos determinados de verdura, es sólo de manera orientativa, ya que esta lasaña se puede realizar con las verduras que os den la gana. Con que la verdura esté un poco cocida antes de montar la lasaña (para asegurar que no quede cruda) todo vale! Adelante con la imaginación!





Antes de empezar:

  • Dificultad: media
  • Preparación: 30 min
  • Cocción: 20 min (leed el paquete de las láminas de lasaña, pues el tiempo de cocción de la lasaña depende de lo que se indique en él)
  • Coste: barato ("barato" en el resto del mundo, "medio" en Suiza, por el precio desorbitado de la verdura)
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: la imaginación personal


Ingredientes (para 6 personas):


500g de espinacas congeladas
1 pimiento rojo
1 cebolla
3 tomates
8 champiñones medianos
1 bote pequeño de maíz
Bechamel (con las cantidades de la receta)
Queso rallado
Aceite de oliva
Sal, pimienta


Preparación:
  • Preparar la bechamel.
  • Hervir las espinacas (sin descongelar). Cuando estén cocidas, escurrirlas bien.
  • Mientras hierven las espinacas, cortar las verduras en juliana gruesa y rehogarlas (excepto el maíz) en un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén cocidas, añadir las espinacas y el maíz, salpimentar y mezclar bien.
  • En una bandeja del horno grande, cubrir el fondo con una capa fina de bechamel. Colocar una capa de láminas de lasaña y esparcir la mitad de la verdura. Cubrir con bechamel y repetir la secuencia (láminas de lasaña, verdura, bechamel, láminas de lasaña y bechamel).
  • Espolvorear el queso rallado y hornear tal como se indica en el paquete de las láminas de lasaña (si las láminas ya están cocidas, solo se necesitará gratinar el queso, ya que las verduras ya están cocidas).


Comentarios:


Las láminas de lasaña que no necesitan cocción hacen esta receta mucho más simple, ya que, al menos para mí, lo de hervir las láminas es un coñazo: hay que tener cuidado porque se pegan entre sí, luego hay que secarlas... Eso sí, si utilizáis láminas sin cocción, leed bien las instrucciones del paquete y aseguraos de cubrirlas bien con bechamel, ya que si no, quedarán duras y la lasaña quedará un desastre...

He puesto que la dificultad de esta recedia es "media" sólo porque requiere hacer bechamel. Para mí esta salsa es trivial, pero tengo que reconocer que, hasta que conseguí pillarle el truco, tuve que tirar unos cuantos quilos de harina y litros de leche. Si compráis la bechamel ya hecha, la receta se convierte en "fácil". Eso sí, entonces no sé como queda, ya que yo nunca he probado la bechamel que venden ya hecha...