domingo, 6 de marzo de 2011

Salsa de salmón y horseradish

Esta es una de las salsa que usamos en la cena con Aida para acompañar a los blinis.

He estado buscando la traducción de horseradish al español y ninguna de las palabras que he encontrado me sonaba de nada (jaramago, mostaza romana, rábano magisco...) así que he decidido dejarlo en inglés. Si queréis un poco más de información sobre este ingrediente, podéis echarle un vistazo a la entrada de la wikipedia. La verdad es que ni Aida ni yo sabíamos mucho sobre el horseradish, sólo nos sonaba el nombre de recetas de cocina anglosajona. Ahora sabemos que es una especie de raíz, que mejor preguntéis al dependiente dónde encontrarlo en el súper (si es que queréis usarlo alguna vez) y que pica que no veas!!! Pero no os asustéis, que la cantidad de horseradish en la receta es apta para no amantes de picante. De hecho, acabamos echándole más de lo previsto para que se notara, porque sorprendentemente el sabor quedaba camuflado con la crème fraîche y el salmón.

Ah, el recipiente de la salsa es una tortilla mejicana (en nuestro caso integral) horneada en un cuenco con algo de peso dentro (unas legumbres o las bolitas de cerámica o metal que venden para este uso). La idea la sacamos del estupendo blog Pity en la cocina (ella utilizaba esta idea para presentar una ensalada de cangrejo).



Antes de empezar:


Ingredientes (para 4-6 personas):

5 cucharadas soperas de crème fraîche
Medio tallo de horseradish fresco, rallado fino - el horseradish es bastante picante, así que hay que ir con cuidado de no pasarse!
150g de salmón ahumado, cortado a trocitos pequeños
Sal



Preparación:
  • Mezclar la crème fraîche con la mitad del horseradish rallado. Probar y añadir más horseradish al gusto. 
  • Añadir los trocitos de salmón, un pellizco de sal y mezclar bien. 
  • Guardar en la nevera en un recipiente hermético si la salsa no se va a usar de inmediato. 
  • Servir fría.