viernes, 10 de septiembre de 2010

Bizcocho de nectarina

Antes de irme el domingo otra vez a la India (esta vez va a ser cortito, el viernes estaré de vuelta...) estoy intentando limpiar un poco la despensa de cosas que sé que H no comerá en mi ausencia. En verano siempre tengo nectarinas en la nevera, qué pena que el otoño ya está aquí y pronto se nos acaben... La verdad es que el invierno es un poco aburrido en lo que a fruta se refiere (a mi gusto). Pero bueno, si no hiciese frío no podría ir a esquiar, así que no me voy a quejar :)

Para preparar esta receta, he utilizado una nueva técnica de preparado del molde que leí en el estupendo blog de Su, Webos fritos. El post va dedicado a como desmoldar eficientemente un bizcocho. La verdad es que yo en esos menesteres nunca he tenido especiales problemas, pero la técnica me ha permitido resolver algunos de los inconvenientes de usar papel para recubrir el molde. Os lo cuento con detalles en la sección Comentarios, al final de la receta. Ahora os dejo con el bizcocho.




Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 40 min
  • Cocción y reposo: 45-55 minutos de cocción + tiempo para que se enfríe el bizcocho
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Nectarine cake, Leiths Baking Bible, Susan Spaull and Fiona Burrell


Ingredientes (para unas 8 personas):

3 nectarinas maduras
1 cucharada de zumo de limón
55g de mantequilla a temperatura ambiente + extra para engrasar el molde
55g de azúcar
1 huevo a temperatura ambiente, batido
140g de harina
12g de levadura en polvo (2,5 cucharaditas de café)
50ml de leche a temperatura ambiente

Para el glaseado:
2 cucharadas soperas de mermelada de albaricoque
1 cucharada sopera de agua


Preparación:
  • Cortar cada nectarina en 16 gajos. Poner los gajos en un bol con el zumo de limón y remover para que el zumo se reparta bien. Reservar.
  • Con una batidora de varillas o un robot de cocina, batir la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla sea cremosa y blanquee. 
  • Añadir el huevo en varias tandas, batiendo bien entre ellas. 
  • Añadir la mitad de la harina y batir hasta que se haya incorporado a la masa. Añadir la leche y batir bien. 
  • Repetir la operación anterior con el resto de la harina y la leche. 
  • Verter la masa en un molde redondo de 24cm de diámetro con la base cubierta con papel de hornear y el borde engrasado con mantequilla (ver más abajo en la sección de Comentarios un consejo sobre cómo preparar el molde). 
  • Repartir los gajos de nectarina sobre la masa, apretando un poco. Hay muchos gajos, así que ponedlos bastante juntos, si no al final tendréis que ir moviéndolos para que os quepan todos y el bizcocho quedará menos mono...
  • Hornear en un horno precalentado a 180°C durante 45-55 minutos o hasta que, al pinchar con un cuchillo, éste salga limpio. 
  • Sacar el bizcocho del horno y dejar enfriar dentro del molde unos 15 minutos antes de transferirlo a una rejilla para que se enfríe por completo. 
  • Cuando el bizcocho esté casi frío, preparar el glaseado: calentar la mermelada con el agua, bien en un cazo a fuego medio, bien en el microondas unos 50 segundos, hasta que la mezcla hierva. Pasar por un colador. 
  • Cuando el pastel esté completamente frío, pintar con el glaseado todavía caliente. Dejar enfriar el glaseado antes de servir.  

Comentarios:

Hasta que leí el post de Su sobre cómo desmoldar bizcochos, el procedimiento que seguía cada vez que hacía un bizcocho era el siguiente (arriba o abajo...):
  1. Cortar un trozo de papel de hornear, más grande que el diámetro del molde en cuestión. 
  2. Con un lápiz, marcar el círculo en el papel.
  3. Cortar el papel siguiente la línea (como en el cole!).
  4. Engrasar las paredes del molde con mantequilla.
  5. Poner el papel en la base.
  6. Cerrar el molde.
Inconvenientes: el papel nunca es del tamaño exacto del molde y hay que re-recortarlo; al cerrar el molde el papel se arruga; al verter la masa, si es muy espesa, el papel empieza a moverse y tienes que hacer manos y mangas para aguantar el papel, el bol, la espátula y el molde con las dos manos, los codos y todo lo que se pueda.

Con la técnica de Su:
  1. Cortar un trozo de papel de hornear, más grande que el diámetro del molde en cuestión. 
  2. Ponerlo sobre la base y cerrar el molde. 
  3. Engrasar las paredes. Listo!
Nos ahorramos 3 pasos, el papel no se mueve al verter la masa y, además, nos sirve parar transferir fácilmente el bizcocho del molde a la rejilla, sin quemarnos y sin que se nos espachurre. UNA MARAVILLA!


Antes de terminar, un par de comentarios más sobre la receta:
  • La receta original se hace en un molde de 20cm y con un tiempo de cocción de 50-60min. Yo sólo tengo un molde redondo de 24cm, así que reducí un poco el tiempo de horneado (el bizcocho es menos grueso y, por tanto, cuece más rápido). 
  • La receta dice que el bizcocho se puede comer frío o caliente como un pudding. La verdad es que, al salir del horno, olía de maravilla, pero yo no lo probé hasta el día siguiente así que no os puedo decir qué tal sabía... 

7 comentarios:

J. dijo...

Que maravilla de bizcocho... Sigo tu blog desde hace bastante tiempo, y el tuyo y el de "el zurrón de los postres" son los responsables de que ahora yo también me haya animado a tener uno. Ni que decir tiene que cuando mañana pase por el super (hoy ya vi nectarinas a un precio estupendo), voy a comprar tres o cuatro para hacerlo. Un saludo y sigue así de fantástica. J.

Mª Ángeles dijo...

Nunca he hecho un bizcocho de nectarinas, y la verdad es que es una fruta que me encanta.
Voy a tener que comprarme una libretita para ir apuntando todo lo que me gusta, y lo que quiero hacer (porque esto estoy decidida a hacerlo) y apuntar de quién es la receta, que luego no la encuentro.
Pues espero que este viaje te vaya muy bien.
Te ha quedado precioso.

stefania.confidential dijo...

Che buono deve essere questa tua torta :) brava

J. dijo...

Muchisimas gracias por el apoyo... Ya he amenazado a los mios con este bizcocho de nectarinas (de hecho incluso me acompañaron al super)... Ya te contaré como quedó (me imagino que de muerte, como no). Un abrazo y buen viaje. J.

Gemma dijo...

Aquesta tècnica de posar el paper al motlle va molt bé! És pràcitca i facilita molt desemotllar el pastís...
M'encanten les nectarines, són la meva fruita preferida quan marxo a escalar: sucoses, dolces i no cal pelar-les!
Posades a la coca han de quedar delcioses, m'apunto la recepta!
Quina llàstima que les figues sigui tan cares aquí, perquè ja m'imagino la matexia recepta amb figues... ;)

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Qué tremendo juego nos dan las frutas de temporada.
Este bizcocho aromático estará un rato.
Un beso.

Cris dijo...

Un bizcocho con damascos debe ser delicioso y así se ve en las fotos. Muy buen consejo para desmoldarlo!
Cariños