martes, 15 de mayo de 2007

Tarta de frutos secos y chocolate

English Version

Al leer el título de la receta, se puede pensar que se trata de un brownie. La verdad es que no sé cómo traducir al castellano el título original de la receta: "fudgy nut cake" (obtenida otra vez del libro "Baking bible"). Los "fudge" son esos cuadraditos de dulce de leche, bastante espesos pero cremosos, que se venden en las tiendas de chucherías. Pero claro, ¿cómo traduzco todo esto en una sola palabra? Por eso he optado por una traducción más fácil, aunque se pierda significado. Supongo que el adjetivo se refiere a la textura de la tarta...

Hay que reconocer que esta tarta tiene un pelín de dificultad, básicamente en el proceso de batir los huevos. Así que no está recomendada para gente poco experta en la cocina o con poca paciencia, ya que se tarda un buen rato en preparar la masa (yo he tardado alrededor de una hora desde que he empezado hasta que he puesto la tarta en el horno).
Yo soy bastante crítica con lo que cocino y siempre le suelo encontrar alguna pega a mis platos. Pues bien, esta tarta me parece ESTUPENDA. En serio, me la hubiese comido entera yo sola! Está riquísima! Una de las mejores entradas en el blog de los últimos meses... (claro, que yo soy una adicta del chocolate negro!).



Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 45 min + tiempo de refrigeración
  • Cocción: 35 min
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Baking bible, "Fudgy nut cake"

Ingredientes
(para unas 12 raciones pequeñas):

350g de chocolate troceado
175g de mantequilla a dados
55g de cacao en polvo, más un poco extra para espolvorear
5 huevos grandes
1 cucharadita de café de esencia de vainilla
210g de azúcar
100 g frutos secos (nueces, nueces de macadamia, almendras, avellanas...)
Azúcar glas, para espolvorear


Preparación:
  • Fundir el chocolate y la mantequilla al baño maría (sin que llegue a hervir el agua). Remover a menudo hasta que la mezcla esté bien derretida. Apartar del fuego, añadir el caco en polvo y dejar enfriar.
  • Poner los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla en un bol grande resistente al calor y batir hasta mezclar bien los ingredientes. Poner el bol sobre un cazo con agua caliente (pero no hirviendo), sin que el fondo del bol toque el agua. Con una batidora eléctrica de varillas a velocidad elevada, remover la mezcla hasta que quede pálida y espesa (cuando se levante la batidora, debe quedar un hilo firme de mezcla).
  • Apartar el bol del fuego y seguir batiendo durante unos dos minutos para que la mezcla se enfríe.
  • Usando una cuchara de metal, añadir el chocolate fundido y las nueces y mezclar bien.
  • Verter la masa en un molde de unos 22cm de diámetro, engrasado o recubierto de papel sulfurizado.
  • Hornear en un horno precalentado a 180ºC durante unos 35 minutos o hasta que la tarta esté firme pero húmeda en el interior. Hay que tener cuidado de no hornear de más esta tarta, ya que si no queda muy seca y dura al cortar.
  • Sacar la tarta del horno y dejar enfriar.
  • Desenmoldar y espolvorear con azúcar glas y cacao en polvo.

Comentarios:


Os aconsejo utilizar un chocolate negro de buena calidad. Yo usé uno de 72% de cacao de los de clase media (claro que aquí en Suiza no hay chocolates malos...). Vale la pena gastar un poco más en el chocolate, porque la tarta lo merece...

La receta original requería 250g de azúcar. Pero después de haber probado algunos postres del libro de donde he sacado a esta receta, he llegado a la conclusión que, a mi gusto, tienden a hacer las cosas demasiado dulces (igual porque es un libro americano...!), así que siempre reduzco la cantidad.

Para batir los huevos, yo he utilizado un cazo de tamaño medio y un bol bastante grande, de manera que el bol se sujete en los bordes del cazo sin llegar a tocar el agua. Al batir, he suspendido el bol, para que el vapor del agua pudiese salir, aunque a ratos lo dejaba reposar sobre los bordes. Se tarda un rato hasta conseguir la textura necesaria. La mezcla final debe como mínimo doblar el volumen de la mezcla inicial.


Según el libro, se puede conservar en un táper durante una semana. No es un tarta apta para ser congelada.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Madre mia que pinta!! Yo quiero un trozo!

MoonCat dijo...

tienes fotos del pastel una vez cortado? cómo queda por dentro???