domingo, 20 de mayo de 2007

Panecillos de queso y cebolla

English version

Siguiendo con mi interés por el pan y con mi devoción por el libro que realmente si ha convertido en mi biblia estas últimas semanas (Baking Bible) el viernes me animé a preparar estos panecillos de queso y cebolla, que son estupendos tanto para hacer bocadillos como para comer como snack.
La receta no es muy difícil, pero requiere bastante tiempo porque hay que dejarlo reposar durante bastante tiempo para que la levadura suba y ciertas dotes "amasadoras" (para aquellos que, como yo, no tenemos ninguna masa que amase el pan...).




Antes de empezar:
  • Dificultad: media
  • Preparación: 30 min
  • Cocción y/o reposo: 7-15 min cocción + 2-2'5 h de reposo
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Baking Bible, "Cheese baps with cheddar and onion"

Ingredientes
(para 12 panecillos):

650g de harina blanca para pan, más un poco extra para amasar
2 cucharaditas de café de sal marina
200g de queso de raclette o Cheedar
40g de cebolla picada fina
15g de levadura fresca
200ml de leche desnatada a temperatura ambiente, más un poco extra para pintar los panes
200 ml de agua a temperatura ambiente
Aceite de oliva


Preparación:
  • Mezclar en un bol la harina, la sal, 150g de queso y la cebolla. Hacer un pozo en el centro.
  • En un bol pequeño, mezclar la levadura con la leche hasta que quede un líquido cremoso. Añadir el agua y incorporar el líquido a la mezcla de harina. Trabajar bien hasta que quede una masa suave pero que no se pegue.
  • Trabajar durante 10 minutos la masa en una superficie enharinada hasta que quede suave y elástica.
  • Poner la masa en un bol ligeramente engrasado con el aceite y darle unas vueltas hasta que quede recubierta de aceite.
  • Cubrir con un paño de cocina o una toalla limpia humedecido y dejar reposar hasta que se doble el volumen (entre una hora y media y dos horas).
  • Pasar la masa a una superficie enharinada. Amasar durante unos segundos. Dividir la pasta en 12 partes iguales y formar unas bolas de 11x8x3 cm. Poner los panes bien separados sobre papel sulfurizado en 2 bandejas para el horno. Pintar los panes con leche y recubrir con el queso restante.
  • Dejar reposar hasta que vuelvan a doblar el volumen (una media hora).
  • Apretar en el centro del pan con el dedo pulgar y hornear los panes durante unos 15 minutos (hasta que estén dorados) en un horno precalentado a 220ºC . Dejar enfriar los panes hasta sobre una rejilla.

Comentarios:


La receta original era con queso Cheddar curado. Yo tenía unas sobras de queso de raclette, así que utilicé ese y quedó riquísimo! Supongo que se pueden usar otros tipos de queso que sean un poco fuertes, para que se noten. También añadía 1 cucharada de café de mostaza en polvo a la harina, pero yo omití este paso porque no me gusta la mostaza.