domingo, 3 de octubre de 2010

Calabaza al horno

Los domingos, después de los Sábados (que son el mejor día del mundo mundial), son mi día preferido de la semana. No es habitual que los pase en casa (suelen ser los días de salir a la montaña, de planes de día entero o de aeropuerto), así que los pocos en los que no tengo ningún plan, los disfruto como un niño un caramelo. Hoy H se iba con los amigos a la montaña y yo pensé en acompañarles, pero luego me dije: un domingo entero con la casa para mí, con tiempo para avanzar en varios proyectos culinarios que traigo entre manos, poner el blog al día, leer mis blogs preferidos... Hoy me quedo en casa! En cuanto publique esta entrada, me voy a la cocina, que tengo ya la mantequilla poniéndose a temperatura ambiente para unas cupcakes de vainilla :) Bueno, igual antes salgo a dar un paseo con la cámara nueva, que hace un día precioso!

La receta que os presento hoy es mi iniciación (y la de este blog) al apasionante mundo de las calabazas :) En mi casa siempre se ha comido mucho calabacín (en mi tierra casi todo el mundo que tiene huerto tiene calabacines), pero de calabaza no tengo ningún recuerdo... Me parecen una verdura (son verduras, por cierto????) preciosa y súper fotogénica, las hay de tantas formas y colores! Aquí en Suiza se encuentran en cualquier supermercado, así que tenía que lanzarme! Compré una calabaza grande (fotos un pelín más abajo y explicación del tipo en la sección de Comentarios, al final de la receta) y la usé para dos recetas (la segunda la publicaré en breve). Ésta, sin duda, fue la mejor de las dos. Hasta a H, que no es muy fan de las verduras, le encantó! Nosotros nos la comimos un día para cenar como plato único con un poco de crème fraîche (que la va de perlas!), pero también sería ideal para acompañar un plato de carne o una buena ensalada. La calabaza queda súper tierna y deliciosa, el queso le aporta un poco más de sabor y las pipas un toque crujiente. Y es súper fácil y rápida de hacer!

Y ya para terminar (que estos días me enrollo como una persiana...), si en los próximos días no véis mucho movimiento por este blog y nos os dejo ningún mensaje en los vuestros, es porque estaré en... Indonesia! Viaje relámpago por trabajo (el viernes por la mañana estaremos de vuelta). Me hace mucha ilusión porque a) nunca he estado en el hemisferio sur y b) el viaje Zürich-Singapur lo haremos en el A380, el avión de pasajeros más grande construido hasta la fecha! (Lufthansa tiene uno estos días en Barcelona, creo que ha salido en las noticias...). Espero que a mi jefe no le salga nada de ultimísimo minuto y no tengamos que cancelar... Ya os contaré!



Antes de empezar:

Ingredientes (para 2 personas):

Media calabaza (la mitad que yo usé pesaba unos 700g antes de quitarle las pepitas)
8 dientes de ajo sin pelar, aplastados con la parte plana de un cuchillo ancho
1 cucharada sopera colmada de azúcar moreno (del grueso, no molido)
1 cucharadita de café de pimentón (la receta pedía Piment d'Espelette, pero yo no conseguí encontrarlo...)
2 cucharadas de pipas de girasol (sin cáscara)
30g de un queso con cuerpo, a láminas (la receta original usa parmesano, yo usé un queso suizo llamando Saanen Alpkäse)
Cebollino picado (mejor si es freso, pero el seco también vale)
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Para acompañar: crème fraîche a las finas hierbas (muy recomendable!)




Preparación:
  • Vaciar las pipas de la calabaza con una cuchara. Lavarla y cortarla en 8 gajos (o 16 si la calabaza es grande, como en mi caso). No hace falta pelarla, la piel se reblandece al hornearla y se puede comer perfectamente. 
  • Poner los gajos en una bandeja apta para el horno y rociar con un chorrito de aceite de oliva.
  • Añadir los ajos. Espolvorear el azúcar y el pimentón. Salpimentar al gusto. 
  • Hornear en un horno precalentado a 180°C durante unos 30 minutos. 
  • Mientras tanto, calentar las pipas de calabaza en una sartén con un poco de sal, hasta que se hinchen. 
  • Cuando la calabaza esté lista, verter en la bandeja las pipas, las láminas de queso y la cebolleta. 
  • Comer de inmediato acompañada de crème fraîche a las finas hierbas. 


Comentarios:

En la etiqueta de la calabaza ponía que la variedad era la siguiente (en Suiza es que todo viene en los 3 idiomas oficiales...):

  • Alemán: Oranger Knirps
  • Francés: Potimarron
  • Italiano: Nano arancione Zucca 
A mí el único nombre que me suena de los tres es el de potimarron, supongo que porque sigo varios blogs de cocina en francés y utilizan mucho este tipo de calabaza... Pero bueno, que yo de calabazas tengo más bien poca idea, así que no sé cómo traduciros al castellano qué tipo de calabaza usé. Espero que con las fotos os arregléis (o, si os interesa, el nombre científico es Cucurbita maxima). 

12 comentarios:

Ivana dijo...

que rica!!! yo tambien soy de calabacin, pero la calabaza cada vez me gusta más!
me apunto tu receta!
besitos

J. dijo...

Hola! Pues yo entre calabaza y calabacín, casi que prefeiro la calabaza. Te han quedado estupendas, un color... en fin, que no he hecho la comida de hoy, y casi que si no te importa me autoinvito a tu mesa. ;) Espero que el viaje en el Airbus sea toda una grata experiencia. Saludos y hasta tu vuelta. :)

Oli dijo...

A mi me parece una receta muy adecuada a mi dieta, sí, a pesar del azúcar, y un acompañamiento genial.Perdona, con la emoción no me he presentado soy Oli del blog entrebarrancos.blospot.Ésta es la primera visita que hago a tu blog. Vendré de nuevo sin duda.Hasta la próxima. Besos Oli

Recetasdemama dijo...

Qué rica. La llegada del otoño hace que nuestras cocinas se llenen de calabazas. tu receta me parece genial

Besos. Ana

Gemma dijo...

No em puc creure que no haguessis fet mai carbassa... però si està boníssima!!!! Estic segura que a partir d'ara en faràs cada setmana :)
Feta al forn queda deliciosa, però ademt mil preparacions diferents. La teva recepta ña trobo senzilla i molt gustosa.

La cocina de Lechuza dijo...

Nunca probé la calabaza de esta manera, pero no creo que tarde mucho. Se ve deliciosa.
un biquiño

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Pues a mí también me gusta mucho la calabaza. con ella se hace una crema suave y exquisita, y tortilla, y en guisos...
Esta receta tuya me resulta muy atractiva, y tiene muybuena pinta.
Besos y buen viaje.

Kako dijo...

Que delicia Irene!, con lo que me gustan las calabazas, sin dudas me la llevo y la preparo en estos dias, mi vecina me ha traido de su huerto 8 calabazas gigantes!!
Besos y mucha suerte en tu viaje, que maravilla!!!

Ana Segura dijo...

Hola Ireneta!!! Qué interesante esta versión salada de la calabaza!!! Tengo que probarla, un beso grande.
Ana

diseño web dijo...

Una maravilla, soy fanatica de las calabazas!!!

Irene dijo...

Gracias a todos por los comentarios. La verdad es que si os animáis ya veréis que rica sale esta receta. Y recomiendo mucho acompañarla de creme fraîche, contrasta muy bien con los sabores del plato.
Un beso a todos!

dolores dijo...

Hola Irene,

FELIZ VIAJE A SINGAPORE!!! yo no he estado, pero mi hermano ya ha ido en 2 ocasiones y volvió enamoradisimo de la ciudad y de la gente......cuentanos a la vuelta por favorrrrrrrr!!!! sobre el vuelo en ese avión , y todo!!!

me encanta la calabaza y tus fotos!!!!
Abrazos y hasta tu vuelta!!

dolores