domingo, 26 de septiembre de 2010

Chocolate chip cookies

Hoy, durante un par de horas, me han entrado ganas de dejar de cocinar por completo. Y es que casi cuatro horas han sido las que me he pasado limpiando la cocina de mi antiguo apartamento en Zürich (por fin mañana devuelvo las llaves...). Dos de ellas han estado dedicadas única y exclusivamente a sacar grasa del horno. Pero cómo se puede acumular tanta mierda en un horno, si sólo vivimos en ese piso 3 años!!! Y eso contando con la nueva tecnología y las espumas divinas (hay que ver qué bien limpian, aunque no sé yo si me atrevería a usar ese horno después de la de química que le he metido...). Pero bueno, ahora ya estoy en casa y no tengo intención de dejar este piso en un tiempo, así que para cuando me tenga que enfrentar a este horno, ya se me habrán olvidado las agujetas que tendré mañana de tanto rascar :)

Hoy os dejo con unas galletas divinas de la muerte. Y no lo digo sólo yo (aunque eso ya bastaría, que tengo mucha experiencia en galletas!): a H le encantaron y en la oficina desaparecieron antes de comer (creo que por ahora tienen el record...). El azúcar moreno les da un gusto a caramelo riquísimo que acompaña perfectamente a las pepitas blancas y marrones. La receta la saqué del estupendísimo blog de Joy the Baker. Si tenéis un ratito os recomiendo que os paséis a visitarlo, tiene unas recetas estupendas y una manera muy divertida de contarlas!

Y hablando del azúcar moreno... En varias ocasiones he leído recetas en la blogosfera en la que se referían al azúcar en forma femenina (la azúcar). Y yo, ignorante de mí, pensaba: "cómo pueden equivocarse de esta manera, no se dan cuenta que "la azúcar" suena fatal?". Al final me picó la curiosidad y me fui a la RAE, que de palabros saben mucho, y cuál es mi sorpresa al leer que azúcar es una palabra ambivalente, o sea, que puede usarse tanto en femenino como en masculino. Y, de hecho, en las definiciones, ellos la usan en femenino... Ahí tuve que reconocer lo equivocada que estaba, aunque la azúcar me siga sonando fatal (será por el catalán, o también se puede decir "la sucre"????). Lo dicho, nunca te acostarás sin saber una cosa más!




Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 20 min
  • Cocción y reposo: unas 3 horas para refrigerar la masa (o dejarlas de un día para otro) + 12-14 min de cocción por bandeja (yo usé 4)
  • Coste: barato
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Chocolate Chip Cookies, del fantástico blog Joy the Baker (Joy se basó en la receta de Alton Brown)

Ingredientes (para unas 36 galletas grandes):

225g de mantequilla
270g de harina (Joy recomienda usar harina para pan, pero yo no tengo así que usé harina normal)
1 cucharadita de café de sal (yo usé fleur de sel, la receta pedía sal kosher y yo no tengo...)
1 cucharadita de café de levadura en polvo
50g de azúcar
275g de azúcar moreno
1 huevo + una yema
2 cucharadas soperas de leche
1,5 cucharaditas de café de extracto de vainilla
150g de pepitas de chocolate con leche *
150g de pepitas de chocolate blanco *

* Yo hice las pepitas cortando tabletas de chocolate en daditos de unos 4x4x4mm (con paciencia y buena letra...), porque me parece que en las pepitas que venden el chocolate tiene menos calidad...



Preparación:
  • Cortar la mantequilla a dados y derretirla en el microondas o en un cazo de base gruesa a fuego lento. Reservar. 
  • Tamizar la harina, la sal y la levadura en un bol. Reservar. 
  • Con una batidora de varillas o un robot de cocina, batir la mantequilla y los dos azúcares hasta que la masa sea cremosa. 
  • Añadir el huevo, la yema, la leche y el extracto de vainilla y seguir batiendo hasta que la mezcla sea homogénea. 
  • Incorporar poco a poco la mezcla harina-sal-levadura y batir hasta que esté todo bien mezclado (yo lo hice todo con el robot, primero usando el utensilio de batir y cambiando al utensilio de amasar antes de añadir la harina; si usáis una batidora de varillas, es mejor añadir la harina a mano con una espátula porque la masa se hace bastante espesa). 
  • Añadir las pepitas y mezclar a mano con una espátula hasta que se hayan distribuido bien en la masa. 
  • Cubrir el bol con un film plástico y refrigerar la masa en la nevera un mínimo de tres horas (yo hice la masa por la mañana y horneé las galletas por la noche). 
  • Poner cucharadas de masa (las mías eran un poco más pequeñas que una pelota de ping-pong, para que os hagáis una idea...) en una bandeja del horno recubierta con papel de hornear y aplastar un poco con los dedos, dando forma redondeada. Hay que separar bien las galletas (yo hice 9 en cada bandeja), porque la masa se esparce mucho!
  • Hornear 12-14 minutos en un horno precalentado a 190°C, girando la bandeja a mitad de la cocción, o hasta que las galletas estén doradas. 
  • Repetir la operación hasta que se acabe la masa (yo hice 4 bandejas - recomiendo usar dos bandejas diferentes para que tengan tiempo de enfriarse entre tanda y tanda). 
  • Transferir a una rejilla y dejar enfriar por completo. 
  • Guardar en un recipiente hermético.

11 comentarios:

Mª Ángeles dijo...

Supongo que ya habrás descansado de tanto ajetreo de limpieza. Es duro, pero al final merece la pena.
EStas galletas me gustan mucho, y las tuyas se ven muy apetitosas.
Unos tíos de mi marido estuvieron viviendo en Suiza, muchos años, hasta que quisieron volver a Málaga, ya de mayores. ahora, por desgracia, ninguno está aquí, pero sí su hija. Yo pasé mi luna de miel en Suiza. Visité Zürich, qué ciudad, madre mía. Además era invierno, mejor dicho, octubre. Pero hacía muchísimo frío. Luego fuimos después de unos años de visita, con nuestros hijos, hace 14 años, y nos nevó. Fue en Navidad. También volvimos a visitar Zürich.
Irene, te dejo,q ue me enrollo.
Besos.
Te apunto en mis blogs que disfruto visitando, y me hago seguidora. Me gusta.

Gemma dijo...

Odio fer neteja de la cuina... i el pitjor de tot és netejar el forn :(
Sort que després de menjar un parell d'aquestes galetes tan delicioses t'hauran passat tots els mals, je je je...
Quina casualitat, a l'última classe que vam anar al Bonpreu el David Lienas ens va ensenyar a fer aquestes galetes. El polsim de sal li queda super bé, oi?

J. dijo...

Veo que no soy el único que las pasa "negras" con su horno. En fin, a pesar de toda la paliza que te has dado, digo yo que te quedarás la mar de agusto dejando una casa limpia como los chorros del oro, y sin que puedan decir nada de ti. En cuanto a las galletas, tienen una pinta estupenda. Un saludo muy grande, y si mañana estas así, así, ya sabes, bebidas con glucosa para recuperar. ;) Ciao y buena semana.

Akane dijo...

Uf, los hornos acumulan mucha suciedad sin que te des cuenta! Pero espero que se te haya pasado ya el mal rato y te reconcilies con el horno nuevo pronto :D

Deliciosas las galletas. Ya las vi en el blog de Joy the Baker y babeé en su momento, ahora lo hago otra vez, jajaja. Con azúcar moreno todo sale mejor :)

Un abrazo

Irene dijo...

Ma Ángeles: la verdad es que Suiza es un país precioso. Yo lo recomiendo para ir de vacaciones (aunque mejor en verano!) a pesar de que ahora, con el cambio euro-franco, el viaje pueda salir un pelín caro...
Gemma: Estic d'acord amb tu, la sal li dóna un gustet molt bo. Per cert, quan publicaràs la recepta de les galetes Maria?
J: Hoy he pasado por fin el "control de calidad" y no ha habido ninguna queja (aunque la señora ni siquiera ha abierto el horno!).
Akane: Todas las recetas de Joy son para babear! Y coincido con el azúcar, qué rico sale todo!

Merche dijo...

Irene, problema solucionado! ya incluyo la cantidad de levadura a utilizar :))) gracias por decírmelo, ayer realmente estaba hecha polvo y sólo visualizaba la cama...
Ah! me siento totalmente identificada con el tema del horno... mira que el mío es portátil, me lo compré hace un año y medio y le doy un uso que para qué, pero qué perecita que me da limpiarlo... cuando tenga una casa me lo voy a comprar autolimpiable, cueste lo que cueste!

Kako dijo...

Irene, gracias por visitarme, me ha dado mucho gusto ver que somos vecinas!
Si te has mudado puedo entender el cansancio que has de tener, pues estoy segura que en ningun otro lugar del mundo exigen lo que aquí, fuerzas y ánimos.
Unas galletas ideales para los dias que tenemos, no?
Un abrazo y buena semana.

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Una galletitas que levantan el ánimo a cualquiera, aunque esté rendida de limpiar hornos y grasa, ja, ja.
Un beso.

dolores dijo...

Estas galletitas (que tienen una pinta estupendisisima....) son para recuperar fuerzas despues de la paliza que te pegaste limpiando....jejejeje
Me encanta Joy the baker..es muy simpatica y tiene un blog genial...ya le he cogido varias recetas!!!
Abrazos desde Valencia(donde todavía hace calorcito....!!!)

dolores

Irene dijo...

Merche: ya me imaginé yo que sería el cansancio :) A mí me parece genial que la gente me corrija, porque si no no me doy cuenta...
Caco: pues sí, casi vecinas! La verdad es que aquí de verano ya no nos queda nada, este año ha sido tan corto!
Irmina, Dolores: la verdad es que el día de la limpieza nos tomamos unos dulces que todavía no he publicado. Con más calorías, si cabe! En breve los publico :)

Recetasdemama dijo...

¡¡Que horror!! tantas horas limpiando la cocina

Eso si, las galletas de lo m´ñas apetitoso

Besos. Ana