martes, 2 de febrero de 2010

Lussekatter - Mi primera receta de gastronomía sueca!

(Los hispano hablantes leed más abajo...)

Mitt första recept från det svenska köket! Jag tycker mycket om Lussekatter, de är mycket goda! Och de är inte så svårt att baka, men man behöver lite tid för att göra dom. Jag skriver receptet bara på spanska, alla svenskar (eller nästan alla...) kan baka Lussekatter själva och har eget recept. Därför behöver jag inte att översätta det (jag kan inte heller, min svenska är inte så bra... ännu!).
Jag skriver i dag på svenska, därför att jag vill tacka Henriks familj och vänner för den underbara tiden som jag hade i Sverige! Alla var jättetrevliga och snälla mot mig och ansträngde sig att tala Engelska med mig. Speciellt tackar jag Gun och Eric för deras gästfrihet och den läckra maten som hon kokade. Allt var så god! Min favorit förblir kolakakor och knäck :) Tack allesammans!!!

Bueno, después de la parrafada en sueco, vuelvo a la lengua materna (aunque un poco adoptiva también...). Para los que no sepáis sueco (casi como yo, porque H ha tenido que corregir una de cada dos palabras...), simplemente les doy las gracias a la familia y a los amigos de H por haber hecho mi estancia en Suecia tan agradable. Fueron todos la mar de majos! Sí, ya sé, tengo pendiente una entrada con las fotos de Suecia, no me olvido...

Pues eso, los Lussekatter (la traducción literal es "gatos de Lucía") son unos bollos dulces muy muy muy muy típicos en Suecia el día 13 de diciembre (santa Lucía) y en general durante todas las Navidades. La característica principal es que llevan azafrán en la masa (que le da ese color amarillo y ese aroma tan característico de esta especia) y la forma enroscada con pasas en los pliegues. Los míos quedaron un poco feos (lo de pintar con la yema de huevo parece que no se me da muy bien, deberían haber quedado de un color homogéneo), pero estaban bastante ricos! A mí es que me pirran las masas tipo brioche :)




Antes de empezar:

Ingredientes (para 18 bollos):


115g de mantequilla a dados
180ml de leche entera
1 cucharada de café de filamentos de azafrán, cortados bien finos, remojados en una cucharadita de agua
1 cucharada sopera de azúcar
60ml de agua caliente
20g de levadura fresca
375g de harina + extra para espolvorear
100g de azúcar
2 cucharadas soperas de aceite vegetal para engrasar el bol (yo usé aceite de oliva) o un pedacito de mantequilla
2 yemas de huevo, batidas en una cucharada sopera de agua
2 cucharadas de pasas


Preparación:
  • En un cazo, poner la mantequilla, la leche y el azafrán. Calentar hasta que la mantequilla se haya derretido, sin que llegue a hervir. Reservar unos 8 minutos o hasta que la temperatura baje por debajo de los 37°C (ésta es más o menos la temperatura del cuerpo humano, así que para saber cuando se llega a esta temperatura, basta con meter el dedo en el líquido y que no esté ni frío ni caliente ;) ).
  • Mientras tanto, en un bol grande (el del robot de cocina, si lo vais a usar para amasar), mezclar la cucharada de azúcar, el agua caliente y la levadura. Dejar reposar unos 10 minutos o hasta que la levadura empiece a hacer burbujitas y espuma.
  • Añadir la mezcla leche-mantequilla-azafrán a la mezcla de levadura.
  • Añadir la harina y el azúcar a la mezcla.
  • Amasar en un robot de cocina con la herramienta de amasar (o a mano, si tenéis fuerza y paciencia!) hasta que la mezcla sea suave, compacta y manejable (y se despegue de las paredes del bol). Si veis que la masa está muy líquida, añadir hasta 3 cucharadas de harina - de una en una.
  • Transferir la masa a una superficie enharinada y amasar a mano durante un minuto.
  • Poner la masa en un bol engrasado con el aceite, tapar con un paño de cocina y dejar reposar 1 hora en un lugar caliente (yo puse el bol encima de un radiador). Después de la hora, la masa será densa y no habrá subido mucho.
  • Dividir la masa en 16 partes. En una superficie ligeramente enharinada, amasar cada parte para darle forma cilíndrica, de un grueso de unos 2,5cm y una longitud de unos 15cm.
  • Darles la forma deseada. La más típica es la de enrollar cada uno de los lados en direcciones opuestas, de manera que quede una especie de S (ver la primera foto). Las otras formas son variaciones de la más típica...
  • Transferir a una bandeja recubierta de papel sulfurizado, separando bien - yo usé dos bandejas. Cubrir con un paño de cocina limpio y dejar levar en un lugar caliente durante 1 hora.
  • Pintar los bollos con las yemas y poner una pasa en los pliegues.
  • Hornear en un horno precalentado a 200°C durante 10-15 min, hasta que estén dorados.

Comentarios:

Esta es una de las muchísimas recetas que hay de Lussekatter. A ver si para el año que viene consigo la de la madre de H, que sus bollos estaban muchísimo más ricos que los míos. No es que los míos estuviesen malos, pero es que me falta la sangre escandinava (o la práctica!).

Es muy típico hacer muchos bollos y congelarlos, para poder comerlos desde el 13 hasta pasada la Navidad. Hay que ponerlos bien cerrados para que no cojan gusto, y dejarlos descongelar a temperatura ambiente o en el microondas. Antes de comer se pueden pasar un poco por el horno para calentarlos...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hej Irene

Vi är mycket glada över att ha fått träffa dig. Det var ju synd att det var så kallt. Dina lussekatter ser mycket goda ut, tyvärr är våra egna slut. På ett sätt är det bra, för vi har lagt på oss några kilon.
Vi ser fram emot att få träffa dig igen om inte förr så till sommaren.
Hälsningar
Gun och Eric

carmen dijo...

Son preciosos, aunque tú digas que te han quedado feos, de buena gana me zampaba unos cuantos, porque tambiñen me encantan las masas tipo brioche, bueno, habrá que intentar hacerlos algún día.

gracias por compartir tus recetas.

un saludo

SULEMA dijo...

Te han salido muy bien y tienen muy buena pinta..... he leido la informacion y los problemas del campo que describes tan bien. sigue asi porque lo describes todo tan bien, que me gusta.
Estoy deseando ver las fotos de tu estancia en Suecia con H, SEGUN TU MADRE MUCHISIMO FRIOOOO....
Hasta pronto

comoju - Cova dijo...

tienen una pinta fantástica y casi los hago el Día de Santa Lucía pro causas mayores me lo impidieron y vértelos.... ufffff

creo que debo superarlo y seguirte y probarlos.

Un abrazo

pityenlacocina dijo...

que ricos! debian estar deliciosos, besitos

cannella dijo...

Qué curioso, se comen exactamente iguales, en la misma fecha, (misma forma, misma masa, mismo ojito de pasas o de grano de café)en el sur de Italia, en Calabria, se llaman "occhjcielli", ojitos. Gracias por el comentario, que me ha permitido conocer vuestro blog. Un beso,
Monica

Ana dijo...

Que galletas más ricas... me apunto tu receta


Besos. Recetasdemama

Aida dijo...

Tienen una pinta estupenda! A mí también me encanta todo lo que se acerque a los brioches ... así que creo que te la voy a "robar" un día :)

Un beso!

María dijo...

Irene, te han quedado genial, yo tengo una amiga sueca que los hace todos los años y están como los de ella. A mi me encantan.
Un besazo