sábado, 16 de mayo de 2009

Cheesecake de ricotta y limón con cobertura de fruta de la pasión

El fin de semana pasado convencí a H para invitar a algunos amigos y meternos juntos en la cocina por primera vez. Todavía me preguntó cómo conseguí convencerle, porque por lo general H es a la cocina lo que el gato al agua (bueno, exagerando un poco...!). El menú principal era comida china (rollitos de primavera a mi estilo, pollo Gong Bao Ji Ding y pollo agridulce) así que, para no liarnos demasiado, decidí preparar un postre que se pudiera preparar el día antes y dejar el sábado entero para comprar y cocinar. Tenía que ser algo relativamente ligero para compensar la comida china y como andaba yo ya hacía días con ganas de hacer alguna cheesecake, me decidí por ésta de limón y fruta de la pasión. Vale, muy muy ligera no es, porque no deja de ser una tarta de queso, pero al tener la frescura del limón y la fruta de la pasión, se come bastante bien (eso sí, en raciones moderadas, que tampoco hay que abusar...). No está bien que lo diga yo, pero creo que la cena resultó ser un éxito y la tarta triunfó (en la cena y luego en la oficina, donde llevé las sobras el lunes...).

Por cierto, quién no ha leído el título de la receta y le ha venido inmediatamente a la cabeza la canción de Danza Invisible "Sabor de amor" (sí, sí, la de "Laaaabios de freeesa, saaabor de aaamor, puuulpa de laaaa fruta de la pasión...!).



Atención, esta receta hay que prepararla el día antes porque requiere al menos 12 horas de reposo en la nevera!

Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 60 min para la tarta + 30 min para la cobertura (en ambos casos incluyendo también el tiempo de preparar los ingredientes: rallar los limones, exprimir los limones y la naranja...).
  • Reposo: unas 12 horas de reposo para la tarta + al menos una hora para la cobertura
  • Coste: medio
  • Origen: Internacional
  • Receta adaptada de: Lemon ricotta, Cheesecakes - baked and chilled, The Australian Women's Weekly

Ingredientes (para 16 personas):


Base:
250g de galletas (yo utilicé unas con gusto de caramelo)
125g de mantequilla

Tarta:
4 hojas de gelatina (o 3 cucharadas de café de gelatina en polvo)
60ml de agua
250g de queso cremoso (tipo Philadelphia)
750g de ricotta (o requesón)
1 cucharada sopera de ralladura de limón (más o menos la ralladura de dos limones no muy grandes)
110g de azúcar glas
80ml de zumo de limón (más o menos el zumo de dos limones no muy grandes)
300ml de nata espesa (yo usé double crème)

Cobertura:
125ml de zumo de naranja (más o menos el zumo de una naranja grande)
2 cucharadas soperas de pulpa de la pasión (unas dos frutas)
1 cucharada sopera de azúcar glas
3 hojas de gelatina (o 2 cucharadas de café de gelatina en polvo)


Preparación:

Preparar la base:
  • Triturar las galletas con un robot de cocina (en un par de tandas, para que queden bien trituradas).
  • Derretir la mantequilla en el microondas o a fuego lento en un cazo. Mezclarla con las galletas y verter la mezcla en un molde de 26 cm de diámetro, apretando bien con un vaso de base plana y/o una cuchara.
  • Refrigerar en la nevera al menos 30 minutos.

Preparar la tarta:

  • Poner las hojas de gelatina en agua fría y dejarlas reposar unos 5-10 minutos. Mientras tanto, calentar los 60ml de agua en un cazo. Cuando hierva, añadir la gelatina y remover hasta que las hojas se disuelvan bien. Reservar.
  • En un bol grande, verter el queso cremoso, la ricotta, el azúcar y el zumo de limón y batir con una batidora de varillas, hasta que quede una masa cremosa. Añadir la gelatina y la nata espesa y mezclar con la batidora.
  • Verter la mezcla en el molde. Cubrir el molde con film plástico y guardar en la nevera toda la noche.

Preparar la cobertura:
  • Poner las hojas de gelatina en agua fría y dejarlas reposar durante 5-10 minutos.
  • Mientras tanto, verter en un cazo pequeño el zumo de naranja, la fruta de la pasión y el azúcar. Remover a fuego lento hasta que el azúcar se disuelva. Retirar del fuego.
  • Añadir la gelatina y remover bien hasta que se disuelva.
  • Dejar reposar 15 minutos.
  • Verter sobre la tarta, cubrir con film plástico y dejar reposar en la nevera hasta que la cobertura cuaje (1 hora como mínimo). Al poner la tarta en la nevera hay que tener cuidado de que esté completamente horizontal para que la cobertura se reparta bien.

Comentarios:


Es imprescindible utilizar un molde de 26cm, porque con las cantidades indicadas el molde se llena el molde hasta arriba. Yo lo hice con uno de 24 y me tocó retirar un vaso de la masa de la tarta para que cupiera la cobertura.

La receta original indica utilizar galletas de gengibre. A mí lo del gengibre no me convence y tampoco sé donde encontrar este tipo de galletas, así que las hice con unas al gusto de caramelo. Si no las encontráis, yo creo que unas Chiquilín le irían de perlas.

Esta receta la preparé con hojas de gelatina. En los pasos de la receta, yo seguí el modo de preparación indicado en el paquete. Uséis el tipo que uséis (hojas o en polvo) es mejor que sigáis las indicaciones del paquete más que las que doy yo, no sea que al final no funcione...

6 comentarios:

Carlos Noceda dijo...

De verdad, no tengo palabras. Eso tiene que estar de muerte.Y solo por la foto.
Enhorabuena.

Un beso

Begoña dijo...

El corte de la tarta y la cobertura de fruta de la pasión tienen que estar de muerte...qué bueno.
Un saludo, Begoña

Marta dijo...

Se ve deliciosa. Lo de fruta de la pasión me parece genial, me encanta esta fruta!
Saludos

Lolah dijo...

Desde luego, tiene que estar riquísimo, tiene una pinta estupenda.
Nunca he usado ni comido fruta de la pasión, pero me apetece un montón probarla.
Un beso.

Eva dijo...

Seguro que ha quedado riquísima, me gusta!

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Hola, esta tarta se ve jugosa y cremosita.
Un beso.