domingo, 2 de marzo de 2008

Fideuà sencilla

Cuando se vive en el extranjero, se hace a veces complicado hacer alguna de las recetas típicas de la gastronomía española. En Suiza, más que difícil, se hace caro! Porque en este país de ricos y (muchas veces) para ricos, puedes encontrar tooooooodo lo que buscas (por ejemplo, en varias ciudades suizas puedes encontrar sartenes para hacer paella de todos los tamaños!). Eso sí, al debido precio.
El caso de la fideuà es precisamente el ejemplo de lo complicado (o caro) que puede resultar cocinar a la ibérica cuando se está fuera de España:
  • Los fideos son relativamente fáciles (la pasta es un ingrediente internacionalizado, así que aunque no se encuentren los fideos de fideuà, siempre se puede encontrar un substituto que dé el pego...).
  • El caldo de pescado: ahí está la mayor dificultad! La primera opción es hacerlo uno mismo. Mi familia hace el caldo con pescado del Mediterraneo y ese pescado no se exporta (pondría los nombres de los peces, pero como sólo me los sé en el catalán de mi tierra, serviría de bien poco...). Así que esta opción está descartada... Más (relativamente) fácil es encontrar caldo de pescado ya preparado (gracias a la influencia de la cuisinne française). Pero entonces cuesta una fortuna (en Suiza nos costó 6 euros medio litro de fumet). Así que la opción por la que optamos Miguel y yo es "importar" el caldo del Mercadona (o de Gallina Blanca, o el que sea) en formato tetra-brick, que no se rompe en la maleta, aguanta tiempo en la despensa y tiene un precio razonable. Desde hace unos meses, al jamón, el fuet y los tomates del pom (para untar pan con tomate), se ha añadido el caldo de pescado a la lista de cosas obligatorias a traer de España (ya sea por nosotros mismos o por las visitas...).
  • El pescado y/o marisco. Es lo que dispara más el precio o, directamente, no encuentras lo que quieres. Pero bueno, con un poco de imaginación, siempre se encuentra algo...



Como dice el refrán, "Sarna con gusto no pica". Y a pesar de todas las dificultades enumeradas, ayer nos las apañamos para conseguir hacer una fideuà que, si bien no tiene nada que ver con la que se pueda encontrar en cualquier restaurante más o menos bueno de la costa mediterránea, sí nos valió para quitarnos el mono y acabar relamiendo el plato con gusto. Además, es un plato bastante sencillo y con un buen ratio esfuerzo-resultado :)


Antes de empezar:
  • Dificultad: baja
  • Preparación: 20 min
  • Cocción: 10-15 min (+ 5 min en el horno, opcional)
  • Coste: medio-caro (dependiendo de los ingredientes usados y del país en que se viva...)
  • Origen: España (plato típico de la costa catalana y valenciana)
  • Receta adaptada de: las veces que he comido fideuà

Ingredientes (para 2 personas):


2 ajos
1 tomate pequeño
Media cebolla (no muy grande)
3 sepias (no muy grandes)
150g de gambas mini (esas que vienen ya peladas y cocidas)
200g de fideos finos
Medio litro de caldo de pescado (aproximadamente)
Aceite de oliva, sal


Preparación:
  • Rallar el tomate y la cebolla con un rallador (o picarlo todo con un túrmix).
  • Cubrir el fondo de una sartén grande (lo ideal sería un sartén de paella) con aceite (sólo una capa fina, no hay que inundar la sartén).
  • Pelar los ajos, quitarles el corazón y cortarlos a láminas finas. Dorarlos en la sartén (con el aceite bien caliente) y reservar.
  • En la misma sartén, sofreír el tomate y la cebolla durante unos 5 minutos, hasta que se doren.
  • Mientras tanto, cortar la sepia a trozos y escurrir las gambas (si tienen mucha agua).
  • Añadir la sepia y las gambas al sofrito y dorar (unos 5-10 minutos).
  • Añadir los fideos y sofreirlos durante un par de minutos.
  • Añadir el caldo necesario para cubrir los fideos, poner un pellizco de sal (sin pasarse, porque el caldo de pescado suele ser fuerte) y cocer hasta que se haya evaporado casi todo el caldo.
  • Opcionalmente, se puede poner la fideuà a gratinar en el horno (a unos 180ºC, con grill) durante unos 5 minutos, para que los fideos queden crujientes (como la sartén que yo usé no es apta para el horno, transferí la fideuà a una bandeja del horno cuando se había evaporado el caldo).

Comentarios:


La fideuà que hace mi abuela, o la que he probado en algunos restaurantes, están mucho más ricas. Pero como ya he dicho, esta fideuà es simple y con recursos limitados (se puede hacer en el extranjero!). Así que si estáis en España, igual mejor que busquéis en Internet alguna otra receta más elaborada (con almejas, gambas de verdad o langostinos, rape...). O os podéis basar en esta receta y añadirle más ingredientes en el proceso: freír unas gambas después de los ajos, reservarlas y añadirlas al final; sofrír un poco de rape con la sepia y las gambas; añadir unas almejas junto con el caldo...



Los fideos a usar en la fideuà pueden ser un tema de controversia entre los expertos "fideuaderos". Hay gente (como mi madre o yo) que prefiere hacerla con fideos finos (de sopa) y otros que prefieren hacerla con fideos de fideuà (como mi abuela), que son más gordos (con un agujero en el centro), más cortos y retorcidos. Los más típicos con los segundos (ver foto), pero cada cual a su gusto!